Solicita información

“Ante el tsunami tecnológico, los abogados deben decidir entre surfear la ola o salir corriendo. Depende de ellos”

Sandro García, docente del Máster en Legaltech, considera estratégico que el sector jurídico apueste por la transformación digital, un cambio que, dice, “nace del propio abogado”.

“La abogacía requiere formarse en herramientas legaltech para seguir siendo competitiva. No se trata de convertirse en ingenieros informáticos o en community managers, sino de adquirir las habilidades para enfocar su mentalidad hacia las oportunidades que ofrece la digitalización y no las amenazas”. Así de firme se muestra Sandro García, socio director de la Unión Nacional de Abogados Especialistas (UNAES), cuando le preguntamos sobre la importancia de la tecnología en el sector jurídico. Para este especialista, programas como el Máster en Legaltech de UNIR proveen una visión 360o en el área digital y “permite adquirir las competencias necesarias para liderar con solvencia este ámbito laboral”.

Conscientes de esta necesidad, el próximo 24 de marzo, se celebra la openclass ‘Empleabilidad en Legaltech. ¡La nueva generación de profesionales y servicios jurídicos!’. En ella participará el propio Sandro García, junto al abogado experto en esta materia Miguel González y el director de la titulación, Eduardo Galocha. Los tres son profesores del Máster en Legaltech y tratarán de dar respuesta a la pregunta: ¿quitarán las tecnologías el trabajo a los abogados?

García cuenta cómo se encuentra el ámbito jurídico en la actualidad como consecuencia de la incursión de la tecnología. ¿Dónde están las oportunidades? ¿Qué competencias se demandan para el desempeño de estos puestos en despachos y asesorías jurídicas? ¿Cuál es el futuro de este perfil digital?

Un largo camino en el que apenas hemos dado dos pasos

Cuando un despacho decide afrontar la transformación digital pueden ocurrir dos cosas: que no sea capaz de adaptarse a la velocidad de los cambios que se suceden o que la inercia tradicional de un sector como este le impida abrirse al mundo de las nuevas tecnologías. Después entran en juego otros factores:

  • Tipo de bufete: si es grande y cuenta con presupuesto tendrá más que consolidada la parte que tiene que ver con tecnología, pero si son abogados independientes, estos pueden pecar de falta de habilidades digitales.
  • Edad de los profesionales: los nativos digitales parten con la ventaja de vivir en un mundo donde las nuevas tecnologías forman parte de su día a día, mientras que los inmigrantes digitales llegaron a adultos en un mundo analógico, lo que dificulta su paso al campo digital.

Por otro lado, la COVID-19 ha obligado al sector a aceptar que existe una nueva manera de hacer las cosas y que hay que saber adaptarse a ella. Y no hay mejor símil para entender esta situación que el planteado por Sandro García: “Antes de la pandemia, todavía podíamos ver cómo muchos abogados se paseaban por la orilla de la playa sin darse cuenta de que el tsunami tecnológico estaba delante. Ahora, ya nadie cuestiona que la gran ola ha tocado la orilla. Depende de cada persona querer surfearla o salir corriendo”.

Legaltech

¿Cómo hay que llevar a cabo la transformación digital de los despachos?

Implementar la digitalización del despacho implica enfocar su mentalidad hacia las oportunidades que ofrece la tecnología, integrando de forma consciente y responsable herramientas para ser más eficiente. De esta forma, se empatiza mucho mejor con la psicología del consumidor de servicios jurídicos, que es cada vez más exigente, digital y proactivo.

“Para conseguirlo hay que salir de la zona de confort y pensar de forma diferente. No todo el mundo está preparado o dispuesto, ya que implica un enorme esfuerzo y la formación continua es clave, algo en lo que UNIR es un referente. Es de vital importancia para adquirir y digerir los conceptos básicos que permitan entender y canalizar todo este proceso vivo, trepidante y hostil”, explica García.

Y si hay que echarle la culpa a alguien, no es a la tradición de esta profesión, todo depende de cada uno: “El cambio de todo abogado o abogada empieza por uno mismo. La abogacía tiene como reto reivindicarse como activista de la transformación digital para no perder competitividad. Quienes brillen por su alto grado de adaptación o reinvención, se posicionarán con una clara ventaja frente a las oportunidades”.

Marca la diferencia en el universo legaltech

La demanda de estos perfiles en los despachos de abogados es cada vez mayor, lo que hace que surjan nuevos roles especializados como el de ingeniero legal, analista de datos para despacho, experto en e-Discovery, legal project manager, especialista en automatización de contratos o experto en operaciones legales, entre otros. Por otro lado, como la transformación digital afecta también al resto de profesiones y ámbitos de la vida, esto obliga a la profesión jurídica a prestar atención a problemáticas en materia de protección de datos y ciberseguridad. Por lo tanto, estar especializado en ello es una puerta segura a un puesto de trabajo.

No obstante, existe una coincidencia en materia de comunicación que resalta García: “Teniendo en cuenta que el 85% de la población española utiliza internet de manera regular para satisfacer sus necesidades informativas o de consumo, los despachos de abogados, independiente de su tamaño, demandan cada vez más puestos para trabajar su marketing digital, especialmente en materia de social media marketing”.

A todo esto, no debemos perder de vista la irrupción del metaverso. La construcción de un universo paralelo que si, como todo parece presagiar, ha venido para quedarse, “podría llevar a la abogacía a reconvertirse definitivamente en empresas de software”, advierte García. También es importante tener en cuenta como herramienta de trabajo a la inteligencia artificial: “Cada vez tiene mayor capacidad de aprendizaje, es más inteligente y, por lo tanto, más competente para atender cuestiones jurídicas complejas de manera más rápida, barata y mejor que si lo hiciera una persona”, apunta.

Legaltech

A una nueva era le corresponde una nueva manera de hacer las cosas

Sería una irresponsabilidad presentar un programa con metodologías y arquetipos obsoletos, por ello, el Máster en Legaltech toca conceptos que pueden resultar novedosos para los estudiantes. Repasamos algunos de ellos que buscan mejorar la experiencia del cliente:

  • Legal Design Thinking

Aprende a generar ideas innovadoras con objeto de entender y solucionar necesidades concretas y reales de los usuarios.

  • Legal Project Management

Descubre cómo incorporar herramientas que permitan planificar, presupuestar, programar y asignar mejor los recursos.

  • Marketplace de abogados

Pon en contacto a clientes que están buscando contratar un servicio jurídico con un abogado o abogada que satisfaga su necesidad. De esta manera, estos evitan el gasto económico de promocionarse en una web por su cuenta.

Al margen de esto, lo que debe quedar claro es que es imprescindible invertir en marca personal, algo que también se estudia en la titulación: “La construcción de una imagen de marca que transmita sensaciones positivas en términos de credibilidad, confianza, seguridad o empatía, permitirá al abogado diferenciarse de la competencia, aumentar su valor e influencia en el mercado y conseguir un mayor control sobre el lugar preferente que quiere ocupar en la mente de quienes le pueden necesitar”.

Fórmate en tecnología del ámbito legal en UNIR

Si estás pensando en formar parte de la siguiente edición del Máster en Legaltech, no pienses que es demasiado tarde, porque nunca lo es si la meta es seguir aprendiendo. Sandro García anima a dar el paso y no perder más tiempo, a probar a hacer algo nuevo como propósito para crecer como profesional: “Albert Einstein decía que la locura es hacer siempre lo mismo y pretender resultados diferentes, por lo que espero que mis próximos estudiantes tengan capacidad de adaptación, de reinvención y estén dispuestos a abrazar la digitalización”.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    ¿Qué son los presupuestos públicos? Tramitación y aprobación

    Los presupuestos públicos son documentos básicos de las administraciones en las que se recogen las previsiones de ingresos y gastos, proyectos y pronóstico de la situación económica general.

    ¿Dónde estudiar criminología? Claves para elegir

    El auge de la criminología como ciencia social aplicada al mundo real ha supuesto un aumento de las posibilidades formativas, ya sea en versión presencial u online.

    ¿Qué es una ETVE y para qué sirve?

    Las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros o ETVE son sociedades radicadas en España, pero que pueden acogerse a un régimen fiscal especial. ¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir?

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado