Solicita información

Cómo se preparan las residencias de mayores para la segunda ola del coronavirus

Los centros para personas mayores son el recurso más vulnerable frente a la enfermedad y requieren de una atención prioritaria para poder hacer frente a la pandemia por COVID-19.

Según las ultimas informaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Europa ya se encuentra inmersa en la segunda ola de la pandemia provocada por la enfermedad del virus COVID-19. Atrás quedó la primera ola, con un gran impacto en los centros residenciales, que atienden, según datos del CSIC a más de 373.000 personas mayores en España.

Atención prioritaria

En marzo de 2020, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) ya indicó que los centros sociosanitarios para personas mayores eran el recurso más vulnerable frente a la enfermedad y que requerían de una atención prioritaria para poder protegerse de la pandemia.

En la actualidad, entidades como la Federación de Empresas de la Dependencia (FED), el Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs) o la Asociación Madrileña de Atención a la Dependencia (AMADE) consideran que los centros residenciales están mejor preparados para combatir esta segunda ola, aunque queden aspectos importantes que resolver, como la financiación o la coordinación sociosanitaria.

Anciana en residencia

En concreto, estas organizaciones destacan que las residencias de mayores ahora cuentan con protocolos ágiles de detección y separación de los casos positivos. Además, aquellas personas que requieren atención hospitalaria son debidamente trasladadas, al contrario de que lo ocurrió durante los meses de marzo y abril.

Plan de Respuesta Temprana

En este sentido, el Gobierno Central, los diferentes gobiernos autonómicos y la Federación Española de Municipios y Provincias acordaron el pasado mes de septiembre la puesta en marcha del Plan de Respuesta Temprana en los Centros Sociales Residenciales.

Sus objetivos principales se enfocan en la prevención, la evaluación del riesgo y la respuesta adecuada ante los posibles rebrotes en las residencias de mayores. Con este plan como marco de referencia, cada centro residencial ha diseñado un plan de contingencia propio, siguiendo las recomendaciones de la SEGG y vertebrado sobre 3 ejes: la prevención de la entrada del virus, la humanización de la atención y la coordinación sociosanitaria.

Higiene máxima

En cuanto al primer eje, su importancia radica en que es la barrera contra la enfermedad. Es decir, el virus proviene del exterior, por lo que es crucial establecer una serie de medidas que minimicen el riesgo de que los profesionales y los familiares de los internos lo introduzcan. Así pues, desde los centros residenciales se ha propuesto la implantación de turnos exhaustivos de limpieza de sus zonas exteriores y se ha destacado la necesidad de contar con un stock suficiente de equipos de desinfección y material de protección.

Tests rápidos

Por otro lado, en cuanto a las entradas y salidas de personal y familiares, para los primeros se recomienda la realización de tests rápidos y PCR´s de forma periódica; y, para los segundos, medidas de control, como la toma de temperatura en el acceso, limitaciones de aforo y horarios que garanticen la seguridad del centro.

Es importante resaltar también la conveniencia de establecer un protocolo que permita la salida regular al exterior de los y las residentes, por un lado, para contrarrestar la sensación de pseudo confinamiento al que pueden verse sometidos y, por otro, para garantizar la seguridad de aquellas personas que por sus circunstancias vitales no puedan salir del centro.

enfermera atendiendo a anciana

Derivar pacientes

Por lo que respecta a la humanización de la atención, desde la Asociación LARES, recuerdan que el centro residencial en ningún caso debe considerarse como un hospital, por lo que solo se deberán tratar casos de COVID-19 en residencias que cuenten con atención sanitaria continua y mayoría de habitaciones individuales. En el resto, tal y como ya se está haciendo, los casos se derivarán a los hospitales correspondientes.

Acompañamiento

De igual modo, es fundamental llevar a cabo un proceso de humanización de los protocolos de atención, sobre todo en situaciones de confinamiento de personas con medidas de prevención (demencia) y en enfermos terminales, mediante el acompañamiento al final de la vida. Asimismo, se ha expuesto la relevancia de poner en marcha líneas de financiación para contratar personal cualificado que garantice una correcta prestación del servicio y compense el éxodo de profesionales sanitarios desde las residencias a la sanidad pública.

Coordinación sociosanitaria

En último lugar, la coordinación sociosanitaria se ha desvelado como un factor decisivo en la lucha contra las consecuencias del Covid-19 en los centros residenciales sociales. A este respecto, las asociaciones, organismos y colectivos del sector han recalcado el papel de una coordinación efectiva entre el Ministerio de Sanidad, el Ministerio de Derechos Sociales y sus respectivas Consejerías para desarrollar y aplicar protocolos unificados, así como en el trabajo conjunto con las Unidades de Apoyo a las Residencias en los centros de salud, actualmente en funcionamiento. De hecho, esa misma uniformidad de criterios se ha demandado homogeneizar el tiempo de cuarentena y la sintomatología susceptible de someterse a PCR.

Finalmente, al margen de estas medidas que se prevé implantar a corto o medio plazo, todos los agentes del sector reclaman la necesidad de alcanzar un Pacto de Estado en materia de dependencia, que permita realizar una previsión a largo plazo y ofrezca garantías de estabilidad frente a situaciones tan excepcionales como la que vivimos hoy en día.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    ¿Sabes cómo se llaman los profesionales que cambian el mundo?

    ¿Eres una persona con capacidad de arreglar situaciones de conflicto? ¿Crees que puedes hacer algo por las personas más vulnerables? ¿Tienes vocación de transformar realidades difíciles? Descubre en qué consiste la intervención social.

    Los profesionales sociales ante tiempos de cambios

    ¿Cómo puede dar respuesta la sociedad a las necesidades surgidas a raíz de la COVID-19? ¿Quiénes son los profesionales sociales demandados? ¿Qué habilidades y formación se requieren de ellos?

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Mucho más que una universidad

    Acompañamiento personalizado