Jueves, 30 noviembre 2017

Por qué estudiar un máster en dirección e intervención sociosanitaria: entrevista a Silvia Patricia Cury

La profesora Silvia Patricia Cury es la directora del Máster Universitario en Dirección e Intervención Sociosanitaria. En esta conversación con UNIR Revista repasa sus características y explica a quién va dirigido.

¿Por qué estudiar un Máster Universitario en Dirección e Intervención Sociosanitaria?

Recordemos el concepto integral de la salud propuesto por la Organización Mundial de la Salud en el año 1948. Desde ese momento, la salud es entendida como un estado de completo bienestar bio-psico-social. En este sentido, cabe señalar que es prácticamente imposible separar la incidencia de los factores sanitarios de los psicosociales en la atención a personas que padecen algún tipo de situación de enfermedad, discapacidad o dependencia. En las últimas décadas, han cobrado protagonismo los estudios que destacan el papel de los factores sociales en la salud psíquica y física, la morbilidad y la discapacidad en la población. Por todo ello, la atención que se presta en innumerables recursos sociosanitarios, como, por ejemplo, las residencias para personas mayores, las destinadas a personas con discapacidad, los diferentes tipos de centros de atención a estas poblaciones, los hospitales o los centros de salud generales y especializados, requiere de una dirección y coordinación adecuadas entre los sistemas sanitario y de servicios sociales.

El creciente aumento de las necesidades que requieren la intervención combinada de los sectores de atención social y atención sanitaria ha provocado que tanto instituciones internacionales como algunos Estados consideren necesario articular un espacio mixto que conciba la nueva atención específica como profesión propia.

En el ámbito sanitario, se precisa una intensa coordinación entre el sector sanitario y el sector de servicios, especialmente para la atención a personas con patologías agudas y en condiciones de enfermedades crónicas.

A nivel internacional esta atención se denomina integrated care, donde se pretende integrar diferentes modelos de atención, prácticas e iniciativas de carácter público y privado. El uso del integrated care o atención integrada, deriva de la forma unificada de mencionar una pluralidad de modelos asistenciales en la que las unidades individuales actúan de manera coordinada para garantizar la rentabilidad, mejorar la calidad y aumentar el grado de satisfacción de los usuarios y de los proveedores de la asistencia.

En el ámbito sanitario, se precisa una intensa coordinación entre el sector sanitario y el sector de servicios, especialmente para la atención a personas con patologías agudas y en condiciones de enfermedades crónicas. La colaboración entre los servicios fue establecida por la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea, como elemento de la reforma de las políticas de salud y de los sistemas de protección social. A su vez, estos sistemas se coordinan con otros y con políticas públicas enmarcadas en el sistema de bienestar social.

Este máster responde al objetivo y a la complejidad de alcanzar una atención sociosanitaria coordinada y eficaz, que ofrezca una atención de calidad, integrada y centrada en la persona.

Los términos de coordinación e integración se refieren a las relaciones entre los sectores sanitario y social, considerando como requisitos de la eficacia de esta relación la coordinación intrasectorial (Sánchez Moreno, 2003, pp. 75,84,123). El conjunto de relaciones de este enfoque se establece entre los siguientes servicios de atención a las personas dependientes: hospitalarios;  sanitarios de atención primaria; residenciales destinados a personas dependientes (mayores, personas con discapacidad, personas con enfermedad crónica de salud o de salud mental, etc.); sociales comunitarios.

Este máster responde al objetivo y a la complejidad de alcanzar una atención sociosanitaria coordinada y eficaz, que ofrezca una atención de calidad, integrada y centrada en la persona. En este sentido, el laberinto asistencial se caracteriza a menudo por la repetición de unos servicios y la ausencia de otros. La descoordinación entre servicios de un mismo sistema asistencial, y entre dispositivos de diferentes sistemas, es otro elemento de gran complejidad. La gestión de caso se concibe en este ámbito asistencial como una orientación y un método de consejo y ayuda profesional para coordinar más eficazmente los sistemas asistenciales. El máster ofrece formación especializada en un ámbito de atención que requiere, y requerirá cada vez, más atención por parte de las políticas públicas y de nuestra sociedad, y capacita a los profesionales que cursan esta formación para diseñar, intervenir, gestionar, dirigir e investigar en centros, programas o recursos sociosanitarios dirigidos a personas de cualquier edad con patologías complejas, que precisan de servicios sanitarios y sociales de forma simultánea y continuada. En este sentido, este máster tiene como objetivos fundamentales formar a los estudiantes en las funciones de gestión de casos, coordinación, de jefatura de los profesionales asistenciales y de dirección de centros sociosanitarios; formación que les ofrece la posibilidad de incorporarse a este tipo de centros como profesionales altamente especializados.

¿A quién va dirigido?

A un amplio abanico de profesionales: de manera general se dirige a profesionales ya especializados en la intervención en cada uno de los ámbitos de atención y que estén interesados en la promoción profesional y salarial que implica ocupar cargos de coordinación, liderazgo y dirección de todo tipo de recursos sociosanitarios. Así como también a aquellos que quieran especializarse en la intervención en centros de atención sociosanitaria. En concreto se dirige a todos los profesionales del ámbito de la atención social (trabajadores sociales, educadores sociales); todos los profesionales del ámbito sanitario (médicos, enfermeros, terapeutas); psicólogos, pedagogos, sociólogos; economistas u otros profesionales vinculados con los recursos humanos y logísticos y administración de empresas.

Se dirige a todos los profesionales del ámbito de la atención social (trabajadores sociales, educadores sociales); todos los profesionales del ámbito sanitario (médicos, enfermeros, terapeutas); psicólogos, pedagogos, sociólogos; economistas u otros profesionales vinculados con los recursos humanos y logísticos y administración de empresas.

Piense en un público no especializado: ¿qué quiere decir “intervención sociosanitaria”?

El término atención sociosanitaria responde al tipo de servicios que la conforma. La Ley 16/2003 de 28 de mayo de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud la define como “aquella que comprende el conjunto de cuidados destinados a aquellos enfermos, generalmente crónicos, que por sus especiales características pueden beneficiarse de la actuación simultánea y sinérgica de los servicios sanitarios y sociales para aumentar su autonomía, paliar sus limitaciones o sufrimientos y facilitar su reinserción social”.

Por su parte, el Libro Blanco sobre la Atención a las Personas en de Dependencia en España, 2005, define la coordinación sociosanitaria como el “conjunto de acciones encaminadas a ordenar los sistemas sanitario y social para ofrecer una respuesta integral a las necesidades de atención sociosanitaria que se presentan simultáneamente en las personas que padecen situaciones de dependencia”.

La intervención sociosanitaria es aquella que se presta en el espacio sociosanitario como área de atención compartida, en la que ha de producirse la convergencia y encuentro entre los recursos sociales y sanitarios.

En este sentido, todas las experiencias de coordinación sociosanitaria en Europa tienen un claro enfoque centrado en la persona y orientado a garantizar el máximo nivel de bienestar, calidad de vida y autonomía, basado en el principio de atención integral que definimos como “la atención integral centrada en la persona es la que se dirige a la consecución de mejoras en todos los ámbitos de la calidad de vida y el bienestar de la persona, partiendo del respeto pleno a su dignidad y derechos, de sus intereses y preferencias y contando con su participación efectiva” (Rodriguez, 2010, p. 9).

En definitiva, la intervención sociosanitaria es aquella que se presta en el espacio sociosanitario como área de atención compartida, en la que ha de producirse la convergencia y encuentro entre los recursos sociales y sanitarios (Ararteko, 2007, p. 98). La particularidad que define el espacio sociosanitario es que en él ninguno de los dos sistemas de atención tienen la capacidad individual de ofrecer atención de carácter integral y eficaz, si no es de forma conjunta. Se señala su carácter de continuidad, que debe ser garantizado a través de la coordinación de las administraciones correspondientes a los servicios sanitarios y sociales.

¿Cuáles son las posibilidades laborales que ofrece un estudio como este?

Este máster ofrece formación altamente especializada en las funciones de intervención, gestión de casos, función directiva y coordinación en el ámbito de la atención sociosanitaria. Por lo tanto, las posibilidades laborales para los titulados son muchas y variadas, habida cuenta de la rápida expansión del modelo de atención centrado en la persona que requiere de este tipo de coordinación y colaboración entre los sistemas sanitario y social, y de la amplia variedad de centros sanitarios o sociosanitarios en donde este tipo de formación es cada vez mas demandada. Por otra parte, cabe tomar en cuenta que aspectos como el actual fenómeno demográfico, los cambios en la estructura familiar y la actual legislación de promoción de la autonomía personal y atención a la dependencia, convierten en fundamental y altamente necesaria la especialización en este ámbito de intervención. En concreto, el máster ofrece una incomparable posibilidad de promoción profesional, dada la especialización que ofrece en aspectos como el liderazgo de equipos y la dirección de centros o la coordinación y jefatura de equipos multidisciplinares.

El máster ofrece una incomparable posibilidad de promoción profesional, dada la especialización que ofrece en aspectos como el liderazgo de equipos y la dirección de centros o la coordinación y jefatura de equipos multidisciplinares.

Una de las características de este estudio en UNIR es “la gestión de casos”. ¿En qué consiste? ¿Qué ventajas ofrece?

Si por algo se caracteriza la gestión de casos es por incidir en la idea de proceso y de coordinación (Intagliata, 1982, citado en Sarabia, 2007) tanto para el usuario como para el sistema en el que se encuadra. Es decir, la gestión de casos se caracteriza por obtener el tratamiento más apropiado para el usuario, mediante el uso eficiente de los recursos disponibles, con el ‘trabajador de referencia’ (el papel de este último es mucho más limitado, adscrito a un servicio concreto y por un tiempo limitado, por lo que, mientras que un cliente puede tener varios trabajadores de referencia, uno en cada uno de los servicios que utilice, sólo puede tener un gestor de caso), o con los ‘coordinadores’ (que están orientados hacia la gestión de servicios y no hacia las necesidades del cliente). (Sarabia, 2007, p. 9).

La gestión de casos se caracteriza por una filosofía que incide, principalmente, en la satisfacción de las necesidades de las personas. Por lo tanto, se trata de un modelo que busca una atención que fundamentalmente se centre en la continuidad a través de aquellos servicios que se puedan ver involucrados en la intervención.

Por su parte, la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales de EE.UU. (National Association of Social Workers, 1992) define la gestión de casos como “un método de provisión de servicios en el que un profesional del trabajo social valora las necesidades del cliente, y de su familia cuando sea adecuado, y organiza, coordina, monitoriza, evalúa y apoya (media) un grupo de múltiples servicios para satisfacer las necesidades complejas de un cliente específico […]. La gestión de casos en trabajo social tiene naturaleza tanto micro como macro, y la intervención tiene lugar tanto a escala del cliente como a la del sistema”.

La gestión de casos se caracteriza por una filosofía que incide, principalmente, en la satisfacción de las necesidades de las personas. Por lo tanto, se trata de un modelo que busca una atención que fundamentalmente se centre en la continuidad a través de aquellos servicios que se puedan ver involucrados en la intervención. Es decir, que se presten tanto en tiempo como en forma los servicios y no existan obstáculos durante el proceso.

Todos, al final, seremos más o menos dependientes. ¿Qué aporta este máster en ese contexto?

El máster atienda principalmente a la atención a situaciones que requieren de la actuación coordinada de los sistemas sanitario y social. En este sentido, se trata de todo tipo de situaciones y necesidades complejas, que no implican siempre ni necesariamente una situación de dependencia prolongada. Si bien es cierta la enorme influencia del fenómeno demográfico mundial, que conlleva importantes consecuencias sociales, económicas, sanitaras, de mercado, siendo la cronicidad uno de los grandes desafíos actuales. Según las estimaciones de la ONU, entre los años 2010 y 2050, la población mundial de personas mayores de 65 años se multiplicará por tres, pasando de los 523 millones en el año 2010 a los 1.486 millones en el 2050. En el año 2050, el 26,2% del total será mayor de 65 años en los países desarrollados y el 14,6% en los países en vías de desarrollo. En esa mimas fecha, la esperanza de vida mundial alcanzará una media de 75,4 años (Organización de las Naciones Unidas, 2007, 2012).

Dentro de este fenómeno demográfico, destaca el hecho de que la población mayor de 80 años es una de las que mayor crecimiento está experimentando, tanto mundialmente como en España.  Es, precisamente, a partir de esa edad cuando los expertos comienzan a cifrar el umbral actual de la vejez, que relacionan directamente con el inicio de la pérdida de autonomía para el autocuidado y la realización de las actividades básicas de la vida diaria. Por todo ello, la previsión de los expertos asegura que necesitaremos cada vez más la formación básica y permanente de los profesionales y cuidadores que atiendan a las personas en situación de dependencia…” (Ley 39/2006, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, Boletín Oficial del Estado, 21990, de 15 de diciembre de 2006). Y en este contexto, la formación que ofrece el Máster responde de un modo inequívoco a las actuales demandas y necesidades de la población y a la evolución de una filosofía y unos principios éticos que hacen imprescindible que trabajemos cada vez con más ahínco en alcanzar el ideal planteado por la ONU, y que entraña tanta complejidad, como el “estado de completo bienestar bio-psico-social”, que nombramos al principio de esta entrevista. La correcta intervención y la coordinación y dirección sociosanitarias constituyen en este sentido un elemento decisivo dentro de esta filosofía que contempla cada vez más al ser humano como una realidad integral y que debe ser atendida y respetada como tal de forma global, no fragmentando los diferentes aspectos de sus realidades ni de sus necesidades.

¿Qué prácticas externas hay y sobre qué suelen versar los trabajos fin de máster?

Las practicas externas son una asignatura obligatoria de 6 créditos, y 90 horas de duración. La realización de prácticas externas se contempla como un proceso de adquisición de conocimiento transversal, basado en la plasmación del contenido de las asignaturas en un contexto de trabajo concreto, circunscrito a situaciones reales, en entornos profesionales de su futuro sector de actividad. En el transcurso de estas prácticas se espera que el estudiante se enfrente a la complejidad de la profesión, y sea capaz de buscar alternativas ad hoc ante la aparición de problemas y sobre la base del conocimiento adquirido. Los centros donde se realizan las prácticas van desde empresas privadas hasta organismos públicos y del Tercer Sector, todo ello bajo la cobertura del correspondiente Convenio de Colaboración entre UNIR y el Centro. En concreto, las prácticas se llevarán a cabo en una empresa, entidad, organización pública o privada de servicios sociosanitarios, y las tareas fundamentales a desarrollar por el alumno -bajo la supervisión del tutor del centro- serán tareas de dirección, gestión, valoración, intervención, evaluación, investigación y asesoría en el ámbito sociosanitario.

El alumno tendrá a su disposición un tutor en el centro colaborador, que le guiará en el desarrollo de las prácticas, además del profesor académico perteneciente a UNIR. De estas prácticas, se hace una evaluación continua, tanto por el tutor asignado por el centro colaborador, como por el profesor de la asignatura.

El trabajo de fin de máster es la última asignatura obligatoria de este máster, de 12 créditos, y consiste en la elaboración de un trabajo original e individual del alumno, que se llevará a cabo bajo la dirección, acompañamiento y supervisión de un Profesor Doctor de Unir, y que será defendido públicamente a su término, y evaluado por la correspondiente Comisión. El trabajo de fin de máster puede consistir en una investigación o en el diseño de un proyecto de intervención, ambos dentro del ámbito de conocimiento de la dirección e intervención sociosanitaria. Los temas sobre los que se desarrollan los trabajo son de libre elección del alumno, siempre con la aprobación del director o directora, y pueden tratar acerca de cualquiera de todos los temas teóricos o prácticos estudiantes en el máster, desde las bases conceptuales y normativas que fundamentan la atención sociosanitaria, todos los aspectos de la función directiva y de la gestión de proyectos y organizaciones o de la gestión de casos, la atención sociosanitaria y la población objeto de esta atención especializada. En el caso de escoger la realización de un proyecto de intervención se llevará a cabo el diseño de un proyecto de dirección, coordinación o intervención con el fin de mejorar alguno de estos aspectos en la práctica real de la atención sociosanitaria.