Universidad Internacional de La Rioja

En Ingeniería y TIC

Diez claves para fomentar la presencia femenina en carreras técnicas

¿Cómo fomentar las vocaciones científicas femeninas en áreas como la Ingeniería y las TIC? Es la pregunta que se han planteado investigadoras de la Universidad de Granada, Universidad de Lleida, Universidad de La Laguna y de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR). Entre las claves: apostar por la visibilidad de la mujer en la ciencia, fomentar el aprendizaje por proyectos o sacar partido a la NeuroEducación.

“Hay muchas iniciativas para paliar un problema que afecta especialmente a carreras como informática, ingeniería o telecomunicaciones, donde la presencia femenina es casi inexistente“, comentan las investigadoras en el artículo, también en la Agencia Sinc. Una situación que corroboran diversos estudios internacionales de UNESCO que, tras recopilar datos de 14 países, concluyen que la probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura de ciencias es de solo un 18%. En los hombres ese porcentaje se eleva hasta el 37%.

En España, las mujeres matriculadas en carreras de Ingeniería y Arquitectura solo representan un 25,8%, según el último informe del Ministerio de Educación

Tras estudiar buenas prácticas en España y en el resto del mundo, este equipo multidisciplinar ha elaborado un decálogo de sugerencias que se han demostrado útiles para que las estudiantes se interesen por las carreras técnicas:

1) Dar información sobre la profesión de ingeniero desde Educación Primaria.

2) Introducir alguna asignatura en edad temprana para familiarizarse con los conceptos básicos de la informática de forma amena y divertida.

3) Incorporar en los planes de formación del profesorado las competencias digitales, como por ejemplo: formación específica sobre didáctica de la informática.

4) Asociar un carisma o proyección social a la función del ingeniero, “ya que se ha demostrado que las mujeres se sienten atraídas por proyectos de ingeniería que tratan de mejorar la sociedad”, aseguran las profesoras de UNIR que han colaborado en el artículo.

5) Los maestros deben usar la tecnología de forma innovadora. Se pueden obtener buenos resultados con la gamificación o convertir el proceso de aprendizaje en un juego.

6) Incentivar que las propias mujeres no se vean menos capaces y se pongan barreras a sí mismas.

7) Cursos para despertar en las niñas la curiosidad por la ciencia y la tecnología.

8) Visibilizar el papel de la mujer en la ciencia y en las carreras técnicas, con el apoyo de los medios de comunicación.

9) En la escuela, fomentar el trabajo en equipos mixtos con perfiles de rendimiento heterogéneos.

10) El aprendizaje basado por proyectos, en el que se favorezca que todos los alumnos pasen por diferentes roles.

Posiblemente, las chicas escogerán con más alta probabilidad los roles “asociados a chicas”, por lo que resultaría beneficioso hacer rotaciones y permitir que todos realicen todas las tareas. De esa forma podemos ayudar a todos, no solo a las chicas, a descubrir nuevos intereses que no conocían”, comenta Natalia Padilla-Zea, investigadora de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

En estudios superiores de carreras técnicas, la situación también es muy desigual y las mujeres no llegan a representar el 30% de estudiantes de doctorado

Estas observaciones se fundamentan en varios experimentos llevados a cabo en estas universidades, en las que también se ha observado que enseñar habilidades básicas de informática tiene buenos resultados en ambos sexos, y que el nivel de interés de las mujeres aumenta si tienen un sentimiento de pertenencia a un grupo interesado por el tema, o perciben expectativas de éxito.

Las investigadoras concluyen que “se pueden reformular los objetivos de la investigación en ingeniería y en los planes de estudio haciendo que sean relevantes a las necesidades de la sociedad, potenciando el compromiso social, y no enfocándolo solo como un tema relacionado con la igualdad de género”.

El estudio ha sido publicado por la Revista Iberoamericana de Tecnologías del Aprendizaje.