Universidad Internacional de La Rioja

Gran convocatoria en Portoviejo

Éxito de las primeras Jornadas de Intervención Social Universidad Técnica de Manabí-UNIR en Ecuador

Fruto del convenio de colaboración suscrito entre la Universidad Técnica de Manabí y la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), durante los días 6, 7 y 8 de marzo tuvieron lugar las Primeras Jornadas Académico-Científicas en Trabajo Social celebradas en la ciudad de Portoviejo, capital de la región manabita.

El evento académico fue todo un éxito tanto de público como de rigor intelectual. Autoridades académicas, profesores y alumnos contaron durante tres días con la presencia y el magisterio de los profesores Manuel Herrera, Vicedecano de Ciencias Sociales de UNIR, y Mar Brioso, Coordinadora del Máster en Intervención Social en las Sociedades del Conocimiento.

Tanto Herrera como Brioso ofrecieron en sus diferentes talleres y conferencias un certero análisis sobre las tendencias del Estado de Bienestar a nivel mundial. Dichas tendencias revelan que no debe ni puede desmantelarse. Ahora bien, debe ser reorganizado en sus fines e instrumentos. Precisamente, éste es el objetivo, como apuntan los profesores de UNIR, de las políticas sociales, a las que corresponde la misión de realizar tales fines, modificando constantemente los medios y las modalidades de implementación.

“Los pueblos de tanto de Europa como de América latina aspiran a más y mejor bienestar”, apuntaba Herrera. Y es que en el contexto de unas sociedades muy diferentes, aún encontramos amplios grupos sociales con necesidades fundamentales no satisfechas. Por otra parte, “crecen los riesgos y nacen nuevas patologías sociales. De hecho, tanto las sociedades avanzadas como las de en vías de desarrollo son intrínsecamente más problemáticas que las sociedades del pasado, aunque, paralelamente, poseen más instrumentos de auto-control”, destacó el vicedecano de Ciencias Sociales UNIR, Manuel Herrera.

En los comienzos de siglo XXI, tal y como revelan buena parte de los estudios llevados a cabo por el Observatorio Prospectivo de Políticas Sociales y Servicios Sociales de UNIR, dirigido por los profesores Herrera y Brioso, “la política pública deberá centrar su atención en la responsabilidad de las personas, y deberá incluir, en todos los niveles (europeo, nacional y regional), organismos intermedios, de cooperación, de voluntariado y de gobierno de los específicos intereses sociales. Pero, sobre todo, deberá encontrar una integración sinérgica con los múltiples organismos e iniciativas que representan a las comunidades locales”.

En la misma línea, el profesor de UNIR apuntaba que “se trata de un movimiento cultural, antes que político o económico, que recorre a todos los países. La tendencia es hacia una política social inspirada en los valores de la solidaridad, la cooperación, la interdependencia, en resumen, hacia una nueva interconexión que se extienda desde los escenarios de la vida cotidiana de las familias, mediante organismos intermedios, hasta las instituciones públicas y políticas”.

Como señalaba la profesora Mar Brioso, “actualmente, los cambios en los conceptos de política social y en la gestión de los servicios sociales tienen que justificarse a partir de los resultados de las medidas elaboradas y activadas. El criterio de valoración sobre una concreta política social se convierte en la medida en cómo corresponde efectivamente a las necesidades de las familias y permite la participación más activa y responsable de los ciudadanos. A su vez, tal participación no debe ser concebida de forma abstracta, sino como oportunidad de estar implicado en organizaciones de efectiva incidencia en los problemas sociales”.

“Las antiguas metas del Estado de Bienestar (como la lucha contra la pobreza, la redistribución de los ingresos y de las oportunidades de vida, etc.) y los nuevos desafíos (como la des-humanización de los servicios sociales y sanitarios, la insuficiente defensa de los intereses de los más débiles y de las minorías, el crecimiento de las llamadas patologías de la modernidad, etc.) deben de afrontarse con nuevos estilos de política“, resumió Brioso.

Por último, los profesores aportaron dos ideas clave de la nueva política y sus retos: “Dichos estilos se caracterizan por dos grandes conjuntos de factores. Por una parte, las nuevas condiciones de la sociedad, es decir, su creciente complejidad. Por otra, la extensión de las finalidades, que trasladan a una nueva concepción y práctica de la ciudadanía”, concluyó.

El éxito de esta primera actividad académica desarrollada por ambas universidades es la inicial piedra angular para todo un conjunto de acciones futuras. La Universidad Técnica de Manabí y la UNIR han iniciado un camino en el que, paso a paso, la colaboración universitaria dará lugar a serie de actividades docentes y de investigación que redundarán muy positivamente en ambas instituciones, en sus docentes y en sus estudiantes.