Lunes, 09 octubre 2017

Formarse en gestión sanitaria: una vía importante para la sostenibilidad del sector de la salud

“Soy médico de familia y estoy terminando un Máster Universitario en Dirección y Gestión Sanitaria. Escogí UNIR porque me hallo en una etapa de la vida en la que me interesa seguir formándome. UNIR me da la opción de hacerlo desde casa.” La que pronuncia esa frase es Isabel López Pelayo. Destaca esta profesional de la salud: “El máster que he hecho me ha ayudado a darme cuenta de lo absolutamente necesario que es tener conocimientos en gestión sanitaria”. El hecho de que todos los médicos tengan esta formación en gestión sanitaria supondrá que “aportemos el granito de arena en nuestro lugar de trabajo a la sostenibilidad del sistema sanitario”.

 

López Pelayo afirma que el máster “es una manera de formase muy fácil y cómoda”, además de “oficial y genuina”, que recomienda a “la mayor parte de los médicos porque creo que es muy importante que todos contribuyamos un poquito en hacer bien nuestra labor para que las cosas al final salgan bien”.

Recientemente, Alberto Pardo Hernández, subdirector general de Calidad Asistencia de la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma de Madrid, en conversación con Susana Lorenzo, diretora del Máster Universitario en Dirección y Gestión Sanitaria, habló del Observatorio de Resultados del Servicio Madrileño de Salud de Madrid. Entre los objetivos del observatorio, subrayó Pardo, no está solo la transparencia, que sirve por ejemplo para la libre elección de centros, para la comparación entre comunidades y países. El Observatorio de Resultados del Servicio Madrileño de Salud es un gran instrumento también “para la gestión y la calidad”.

 

 

Pardo habló de la “necesidad de información de un servicio público esencial, como es el de la salud”. En Madrid hay libertad de elección de centro sanitario, pera para optar es necesario estar informado, “porque es muy difícil acertar si no sabes lo que estás eligiendo”. Había, pues, que ofrecer datos fiables y contrastables de hospitales y de todos los centros de salud. Desde indicadores más o menos complicados como la mortalidad del cáncer de mama en los últimos años, esperanza de vida de la población de Madrid, etc., es decir, de indicadores sobre el estado de salud de la población,  hasta los resultados de atención en centros primarios y en hospitales.

Pero las herramientas del Observatorio de Resultados del Servicio Madrileño de Salud llegan a la gestión y por lo tanto son útiles para mejorar la calidad asistencial: “Saber cómo estás, como están los que están en tu entorno, y situarte. Esto estimula a los profesionales; permite conocerse y situarse; mueve a los profesionales; motiva la mejora de la evaluación comparativa (benchmarking).”

De esa manera se puede ejercer el liderazgo institucional, se insiste en aprender y mejorar, se incluyen objetivos, se fomentan estructuras de apoyo y se actúa de forma dinámica y revisable. Todo ello dentro de un esceneario en el que se aspira a unificar criterios y proponer mejoras con criterios objetivos.