El blog de Esther Camuñas

Una buena estrategia de comunicación requiere elaborar los contenidos, pasarlos por la licuadora y conseguir que se hagan como el agua, es decir, que se adapten y amolden a las circunstancias de cada público, a su lenguaje, contexto, canales de acceso, soportes y plataformas en los que se distribuyen, tanto offline como online.