El blog de Ana Isabel González de Andrés

Es conocido que la Responsabilidad Social (RSE) o también denominada Responsabilidad Social Corporativa (RSC) cada vez tiene mayor auge. Los motivos son debidos a que las empresas u Organizaciones cada vez quieren mejorar su imagen para no perder clientela y ser más competitivos en este mundo globalizado y por supuesto facilitar la vida a sus empleados. Compromisos con calidad, medio ambiente y Administraciones Públicas.

Todos sabemos que en este pasado mes de Diciembre del 2015 se ha logrado una Conferencia internacional acerca del cambio climático producido tanto por emisiones de las empresas (falta de control de misiones, abuso energético, etc.). Se estima que este año termine con una reducción de 0.6% en las emisiones de dióxido de carbono, según las proyecciones dadas a conocer el lunes 7 de diciembre en la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP 21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático que se celebró en París, Francia.

¿Pueden los términos relacionados con la sustentabilidad ser atractivos para los consumidores? Cuando se trata de comunicar adecuadamente la sustentabilidad de una marca o producto es muy común que las empresas recurran a términos que pueden resultar engañosos o complicados para sus audiencias, lo que llega a afectar la percepción de los consumidores y traducirse en fuertes daños en la reputación corporativa.