Lunes, 24 julio 2017

Los beneficios de la investigación de mercados: claridad y acierto

Conocer bien al consumidor es fundamental a la hora de comunicarse con él. Saber sus gustos, preferencias y su manera de comportarse ayuda a definir la estrategia de venta y a planificar las acciones óptimas para la venta de cualquier producto o servicio.

Los especialistas en marketing, publicidad y carreras afines han de conocer el comportamiento de los consumidores y saber cuándo aplicar las diferentes herramientas de Investigación de Mercados, sin olvidar que el proceso de investigación no se limita exclusivamente al inicio de un nuevo negocio, sino que se ha de convertir en una actividad continua.

En la medida en que se haga un análisis más exhaustivo a través de técnicas cuantitativas (encuestas, sondeos, emails, etc.) y cualitativas (focus group, entrevistas, etc.) obtendremos más datos para conocer la percepción y gustos del cliente y llegar a él de forma óptima. La netnografía ha favorecido el conocimiento del comportamiento social gracias a la llegada de internet y con ello una nueva forma de vivir, relacionarse y entender la realidad social.

Algunos de los beneficios y ventajas (entre otros muchos) que se obtienen de hacer una investigación de mercados, es decir, de analizar el entorno y conocer el potencial cliente o usuario, son los siguientes:

-Claridad y acierto: el uso de las técnicas de investigación de mercados permite tener un panorama amplio y detallado de los movimientos de compradores y vendedores. Nos ayuda a contar con más información real y objetiva para tomar decisiones acertadas y obtener mayor grado de éxito que favorezca el crecimiento de la empresa.

-Conocer mejor nuestro target: el estudio de mercado permite conocer y entender la principales características y el perfil del consumidor basándonos en su segmentación demográfica (edad, sexo, nacionalidad), hábitos de compra, nivel de ingresos y otras variables psicográficas (inquietudes, gustos, valores, estilo de vida, opiniones), etc.

-Minimizar los riesgos. Aplicar los diferentes métodos y herramientas de análisis de la información contribuye a minimizar los riesgos en las decisiones estratégicas de una empresa. Sirve para determinar el tipo de producto que debe fabricarse o venderse en base a las necesidades del consumidor y el sistema de ventas, elegir los canales de distribución más apropiados, evaluar la efectividad de la publicidad realizada, etc.

-Ahorrar costes. Determina el sistema de ventas más adecuado de acuerdo a lo que el mercado está demandando. Además permite saber cómo cambian los gustos y preferencias para poder responder y adaptarse a ellos y no quedar fuera del mercado. Gracias a una estrategia de Customer Centric se puede cuantificar el coste de adquisición y de mantenimiento de sus clientes para fijar los márgenes de precios y así mantener al cliente en el futuro.

-Ahorro de tiempo. La investigación de mercados permite conocer fácilmente las tendencias del mercado y no quedarse fuera de ellas. Ayuda al desarrollo del negocio mediante una adecuada planificación y control de recursos para cubrir las necesidades del mercado en el tiempo oportuno.

-Mayor cobertura geográfica. Nos ayuda a conocer el tamaño del mercado que se desea cubrir en el caso de vender o introducir un nuevo producto. Además permite identificar otras oportunidades de negocio en otros lugares y establecer el posicionamiento de los productos en la mente de los consumidores.

-Más creatividad. Nos permite visualizar qué está ocurriendo en el mercado y cuáles son las tendencias. De esta manera facilita una disposición más creativa e innovadora adecuada a las necesidades del cliente.

-Conocer mejor a nuestra competencia. Nos permitirá saber en qué división jugamos porque si no sabemos la situación competitiva de la empresa es difícil mejorarla. Veremos qué ofrecen otras marcas y qué motiva a las personas a la compra de esos productos. El análisis e investigación de mercado busca conocer el entorno del mercado para enfrentar mejor la competencia en la disputa por las preferencias de los consumidores.

Gracias al uso de internet cada vez es más fácil saber cómo el planeta compra, debate, se relaciona, aprende, opina, produce contenidos y crea cultura. Por lo tanto es inviable en las fases de la mercadotecnia no hacer investigación de mercados para obtener una información actualizada, relevante y confiable de cómo evoluciona el entorno económico y social, y así satisfacer las necesidades de los consumidores finales.