Jueves, 02 noviembre 2017

La revolución que está por llegar con el periodismo de datos

La verdadera revolución en torno al periodismo de datos está aún por llegar. Al menos eso es lo que consideran Wiebke Loosen, Julius Reimer y Fenja de Silva-Schmidt. Son los autores de una investigación denominada An on-going (r)evolution? An analysis of projects nominated for the Data Journalism Awards 2013–2016.

Basándose en los 225 proyectos nominados a los Data Journalism Awards, que se fallan anualmente, han determinado que aún queda mucho terreno por explotar en materia de datos masivos en las redacciones. Han basado su análisis y sus conclusiones en el estudio no solo de las temáticas, sino de las visualizaciones, la interacción, e incluso de los puntos fuertes de los proyectos que ganaron frente a los que quedaron nominados.

En primer lugar señalan la escasa variedad temática de los canditados a los Data Journalism Awards entre los años 2013 y 2016. Casi la mitad de los proyectos que llegaron a las fases finales de este galardón tenían como asunto principal la política, mientras que otras temáticas como deportes, cultura y educación solo llegaban al 5 por ciento. Este punto es importante porque apunta a una línea continuista con el periodismo tradicional, donde las secciones de política, tanto nacional, como local o autonómica, han sido uno de los puntos fuertes de los distintos medios de comunicación. Hay un foco bastante extenso en proyectos de fact check, así como de intentar dotar de ciertos datos rigurosos a información que, por lo general, suele contar con un sesgo político o ideológico bastante marcado en el periodismo internacional.

Otra de las sorprendentes conclusiones es que la gran mayoría de los proyectos aún cuentan con datos oficiales publicados como base de datos y pocos son los que se atreven a recolectar sus propios datasets. En casi 7 de cada 10 proyectos, la fuente utilizada en estos trabajos de periodismo de datos resultó ser una fuente oficial. En este caso, y centrándonos en periodismo español, la corta edad de la Ley de Transparencia hace que aún sea una manera interesante de acceder a información, puesto que la gran mayoría de la información que ofrece está aún sin explotar.

Las visualizaciones no han cambiado mucho en los últimos años, siguen siendo continuistas. Esta es otra de las conclusiones que se desprende del estudio internacional. Los gráficos sencillos se mezclan con algunos otros estáticos, pero sin mucha originalidad. Además, se realizan con poca capacidad de interacción por parte del lector a la hora de consumirlos. Sin embargo, en este punto, los investigadores dejan claro que aún no hay estudios reveladores sobre si una alta interacción en las visualizaciones es atractiva para el público medio.

“Aún no hay estudios reveladores sobre si una alta interacción en las visualizaciones es atractiva para el público medio”.

 

A pesar de que pueda parecer un estudio algo pesimista, en realidad es todo lo contrario. El periodismo de datos es una disciplina joven, en permanente cambio y evolución, en la que queda mucho por hacer. Ese es el desafío para los nuevos equipos que se formarán tanto dentro como fuera de los medios de comunicación.