Viernes, 27 octubre 2017

Estándares y gestión empresarial o cómo plasmar la calidad con normas ISO

En 1990 la ONU decidió dedicar un día a la calidad. Pretendía aumentar la conciencia mundial sobre la importancia de la calidad en el éxito empresarial y por tanto en la prosperidad de las naciones; pretendía recordar a las empresas y organizaciones que han de comprometerse con una manera de hacer bien las cosas y de esforzarse por mejorar.

La calidad es un atributo más o menos tangible que ha estado presente en la esencia del ser humano desde antiguo. Ya en la época artesanal se buscaba hacer las cosas bien para lograr la satisfacción del cliente.

El concepto de calidad está íntimamente ligado al de gestión. Cuando hablamos de calidad empresarial, estamos hablando de calidad en la gestión empresarial. Este concepto de gestión de la calidad ha ido cambiando mucho. David A. Garvin en 1994, en su obra Managing Quality, describe la evolución en la gestión de la calidad del siglo XX al XXI. Señala estas etapas: una primera, de inspección o control del producto terminado; otra, de control estadístico de la calidad de los productos y procesos; la tercera, de aseguramiento de la calidad, donde por primera vez se incorpora la prevención de la aparición de defectos, al aplicar la calidad ya en la fase de diseño y desarrollo; la última, la calidad total, o el hecho de llevar la calidad a todos los estamentos de la organización, sin olvidar el elemento preventivo surgido de la etapa anterior.

“Las empresas y organizaciones han de comprometerse con una manera de hacer bien las cosas y de esforzarse por mejorar.”

La forma en que las organizaciones pueden mostrar al mundo su compromiso con la calidad es a través de modelos y de estándares que ayudan a las organizaciones a lograr la excelencia en la gestión. El modelo de gestión de calidad más aplicado por las organizaciones es el estándar ISO 9001. Se trata de un prototipo de aseguramiento de la calidad total, sobre todo ahora con la nueva versión de la norma publicada en 2015. Este estándar es el sistema de gestión más aplicado a nivel mundial en organizaciones de todo tipo, tamaño y sector de actividad. Según el informe The ISO Survey de 2016, solo en ese año se validaron 1.106.356 nuevos certificados: un incremento del 7 por ciento con respecto al año anterior. Estos datos muestran que sigue siendo el sistema de gestión más demandado por las organizaciones.

 

“El modelo de gestión de calidad más aplicado por las organizaciones es el estándar ISO 9001. Se trata de un modelo de aseguramiento de la calidad total.”

 

Ese patrón está basado en la satisfacción del cliente, en el liderazgo, en la gestión de personas, en procesos e indicadores y, muy importante, en la mejora continua. Por tanto conduce a la excelencia en la gestión empresarial y a su éxito sostenido. Y no es el hecho en sí del certificado lo realmente importante, sino lo que ello implica: el compromiso, los valores, los principios, el esfuerzo que hace la organización por ser competitiva, por ser la mejor de su sector.  Una nación próspera estará formada por empresas que apuesten por la calidad como esencia de su gestión empresarial, por lo tanto celebremos el día mundial de la calidad, como el día que nos hace prósperos a todos.

“No es el hecho en sí del certificado lo realmente importante, sino lo que ello implica: el compromiso, los valores, los principios, el esfuerzo que hace la organización por ser competitiva, por ser la mejor de su sector”.

Se puede profundizar en algunos de los aspectos arriba relatados en esta openclass con la profesora Dolores Cima, coordinadora del Máster en Gestión Ambiental y Energética en las Organizaciones, en la que reflexiona sobre la protección medioambiental y el desarrollo sostenible y eficiente.