el estandarte de la tercera españa

Domingo, 03 marzo 2013

Manuel Chaves Nogales, periodista de acción

/>

REPORTAJES DE ACTUALIDAD

En 1922, Chaves decidió abandonar su Sevilla natal, donde ya había ejercido como periodista y publicado algunos libros, para trasladarse a Madrid. Comenzó escribiendo en El Heraldo. Después fichó por el periódico Ahora, próximo al partido de Azaña,y colaboró también en la revista Estampa, donde publicaría también muchos reportajes, luego convertidos en libros. Lo suyo fue un periodismo de acción, analítico, culto, cosmopolita, que compaginaba con su aprecio por el periodismo cultural y literario, del que procedía.

Fruto de esta actividad fueron sus reportajes, luego agrupados en libros, La vuelta al mundo en avión (1929) y Lo que ha quedado del Imperio de los Zares (recuperado en Renacimiento). De esos años también son dos libros que tienen su origen en su actividad periodística: Y el maestro Juan Martínez que estaba allí (reeditado por Libros del Asteroide) y el publicado en 1935 Juan Belmonte, matador de toros (del que existen ediciones en Libros del Asteroide, Renacimiento y Alianza), la biografía novelada del famoso torero.

EN EL EXILIO

Cuando estalló la Guerra Civil, Chaves se posicionó al lado de la República. Siguió escribiendo en el periódico Ahora hasta que el Gobierno republicano se trasladó a Valencia a primeros de noviembre del 36. “Cuando el Gobierno de la República abandonó su puesto y se marchó a Valencia, abandoné yo el mío. Ni una hora antes, ni una hora después”, dejó escrito en el prólogo de su libro A sangre y fuego. Luego se exilió a París, donde continuó su actividad periodística colaborando con diferentes medios europeos e hispanoamericanos describiendo la marcha de la guerra civil española y los primeros momentos de la dictadura de Franco. En el exilio escribió y publicó, en 1937, uno de los mejores libros que se han escrito sobre la Guerra Civil española, A sangre y fuego, colección de relatos que lleva como subtítulo Héroes, bestias y mártires de España. En 1940, cuando las tropas alemanas se acercaban ya a París, se trasladó a Londres. Allí publicó en 1941 La agonía de Francia, un duro análisis sobre el comportamiento de los franceses en la Segunda Guerra Mundial. En Londres, de manera inesperada, falleció en 1944.

EN VIVO Y EN DIRECTO

Los cuatro volúmenes publicados por Almuzara en los últimos meses tienen que ver con su prolífica actividad periodística desarrollada en España y en el exilio.

Andalucía roja y la Blanca Paloma (1) contiene tres extensos reportajes que Chaves Nogales escribió entre 1931 y 1936 y que aciertan a captar el enrarecido ambiente social de la Segunda República, con la radicalización y politización de todos los ámbitos y espacios. El primer reportaje, “Con los braceros del campo andaluz”, se publicó en noviembre de 1931; “Semana Santa en Sevilla” es de abril de 1935 y “Andalucía roja y la Blanca Paloma”, que da título al volumen, apareció en junio de 1936, apenas unas semanas antes del estallido de la Guerra Civil.

En Bajo el signo de la esvástica (2) figuran los reportajes que escribió sobre Alemania pocos meses antes del acceso de Hitler al poder. Fueron publicados también en el diario Ahora en 1933. Chaves se entrevistó con importantes representantes del régimen nazi (con Goebbels, por ejemplo) y en sus crónicas, muy pegadas a la realidad, supo captar la deriva totalitaria y peligrosa del nazismo, incluso la xenofobia y el racismo contra los judíos. Su interés es, además de político, sociológico: captar la influencia a pie de calle del nazismo en la vidas cotidianas de los alemanes. Por eso mantiene entrevistas con una significativa variedad de personajes, para captar así los temores ocultos de una población agobiada pero sumisa al lento y prepotente avance del nazismo en todas las instituciones.

La desesperada situación económica ha beneficiado el auge del nazismo, que ya ha sido asumido por amplias capas de la población como la solución para los recientes males históricos que aquejan a la nación alemana. Como comenta Chaves Nogales en una conferencia que impartió en Sevilla después de este viaje, de la que se incluye un resumen periodístico al final del libro, “la situación de Alemania es tal, que se ha llegado a la convicción de que no hay otra fórmula de vida que el militarismo, y así esperan el encadenamiento de una guerra. Alemania va positivamente a ella porque la aguarda como única solución de vida”. La conferencia es de 1933.

EN MANOS DE FRANCO

La España de Franco (3)aglutina una serie de colaboraciones que Chaves Nogales escribió para el semanario francés L’Europe Nouvelle y en las que analizaba cómo ya era y será la España surgida tras la victoria de Franco. Estos artículos son muy intuitivos y en ellos destaca la capacidad de análisis de Chaves y su independencia, fruto también de su conocimiento de la realidad política internacional, que le llevó a desconfiar de los totalitarismos se izquierdas y de derechas. En esta ocasión, no se trata de reportajes como los publicado en volúmenes anteriores sino de un libro en el que, como destaca el editor en la nota introductoria de este libro, “realiza todo un ejercicio de análisis y prospección de la situación política española mientras el transcurso final de la guerra iba perfilándola bando vencedor”.

Las colaboraciones fueron escritas entre 1938 y 1939, y aunque todavía puede ser pronto para intuir qué va a pasar después, Chaves demuestra su conocimiento del magma de fuerzas políticas que apoyaron al general Franco y su previsible devenir ideológico, en el que también fue determinante el contexto internacional. Chaves no oculta las numerosas inquietudes que en él despierta las intenciones de Franco sobre la nueva España, como concluye en los párrafos finales del último artículo de este libro, titulado “La neutralidad española”: “”Cuando los problemas de un pueblo deben resolverse por medio de la decisión inapelable de una sola persona, cuando los actos presentes y futuros de millones de individuos dependen en exclusiva de la inamovible voluntad de un solo hombre, todo intento de predecir el futuro sobrepasa el límite de las posibilidades humanas”.

De estas colaboraciones sólo se conoce su versión francesa y para la edición española han sido traducidas por Yolanda Morató.

LA ÚLTIMA AVENTURA COLONIAL

Por último, Almuzara publica Ifni, la última aventura colonial española (4), un reportaje en directo de la toma en 1934 de la provincia de Ifni, 1.500 kilómetros cuadrados situados en el suroeste de Marruecos y antigua provincia española hasta 1969. Resulta muy curiosa esta intervención militar en plena II República, de la que Chaves fue testigo acompañando al Coronel Capaz, quien durante años, en diversos periodos, había sido Delegado de Asuntos Indígenas. Casi forzado por la actitud de Francia en aquella zona, España tomó posesión de unas tierras cuya presencia española se remonta a la época de los Reyes Católicos, cuando se había fundado Santa Cruz de Mar Pequeña. En 1860, el Sultán de Maruecos, gracias al Tratado de Wad Ras (Tratado de Paz y de Amistad entre España y Marruecos), reconoce aquellos territorios como españoles.

A pesar de todo, siguieron sin ocuparse, y eso que en 1912, tras la firma de un tratado con Francia, se redujeron sus dimensiones de manera significativa. En 1933 hubo un intento fallido de ocupar la capital, Sidi Ifni, ciudad de difícil acceso por mar. Pero la experiencia militar del coronel Fernando Osvaldo Capaz en el Protectorado de Marruecos fue determinante para el éxito de la operación. En abril de 1934 se tomó la capital, Sidi Ifni, y luego, poco después, el resto de unos territorios difusos que, en algunos sitios, fueron también compartidos con las tropas francesas.

UN ACCIDENTADO VIAJE

Los reportajes de Chaves Nogales fueron publicados en el diario Ahora en 1934. En ellos se cuentan estos episodios militares junto con las peripecias personales que vivieron los periodistas de su periódico, pues el viaje hasta Sidi Ifni fue bastante accidentado. Chaves fue testigo directo de las hábiles negociaciones del coronel Capaz con los jefes de las cabilas y con las tropas francesas. Consiguió ganarse a los habitantes de estas tierras y sus jefes sin desplegar ni un solo tiro.

Chaves se entrevistó con unos y con otros, poniendo en práctica su moderno periodismo de acción, que le llevaba a tener un contacto directo con aquellas gentes. Hay en todo momento una mirada periodística y muy literaria sobre las peculiaridades de unas tierras tan abandonadas, pobladas por tribus y, temporalmente, por los nómadas del desierto, uno de los principales problemas, según Chaves, con los que tendrían que lidiar los españoles para conseguir la paz en la zona y la adhesión de los pueblos bereberes. Y hay también un gran respeto por la actuación de los militares españoles, de manera singular por su jefe, el coronel Capaz, nombrado general pocos meses después de estos sucesos (dos años después, el general Capaz se encontraba de paso en Madrid en el mes de julio de 1936; detenido, fue fusilado en agosto de 1936 en la cárcel Modelo).

Chaves, pues, acerca a los lectores españoles ante una de las últimas actuaciones coloniales españolas (que se completarían años después con la presencia española en el Sáhara Occidental y en Cabo Juny). Ifni ocasionaría, además, muchos años después, durante el franquismo, la última guerra española, que tuvo lugar contra Marruecos en 1957 (poco después de la independencia de Marruecos) y que terminó con el Acuerdo de Angra de Cintra firmado en 1958 por el que los españoles cedieron a Marruecos Cabo Juny y casi todo el territorio de Ifni, menos su capital, Sidi Ifni, y alrededores, que se entregarían definitivamente a Marruecos en 1969.

Existe un magnífico reportaje en Radio Nacional de España sobre esta guerra, con testimonios de protagonistas que vivieron aquella guerra y con la participación de destacados historiadores y expertos. Y los libros de María Rosa de Madariaga sobre las relaciones entre España y Marruecos a lo largo del siglo XX ayudan a entender mejor estas actuaciones políticas y militares.

(1)   Andalucía roja y la Blanca Paloma. Almuzara. Córdoba (2012). 168 págs, 16,95 €.

(2)   Bajo el signo de la esvástica. Almuzara. Córdoba (2012). 152 págs. 15,95 €.

(3)   La España de Franco. Córdoba (2012). 152 págs. 15,95 €.

(4)   Ifni. Almuzara. Córdoba (2012). 152 págs. 15,95 €.

Adolfo Torrecilla