Sábado, 18 marzo 2017

Itinerarios (o el asomo de un gran iceberg)

Hoy hablaremos de una Fundación creada en 1964 y que ha aportado una destacada labor en beneficio de la cultura y de la educación. Podríamos detenernos en muchos de sus proyectos e iniciativas, podríamos hablar de sus “Ciclos de Concierto de Otoño” o de su “Jazz y otras músicas”; también, de destacadas exposiciones, de su línea editorial o de su acción social a través, por ejemplo, del Programa Talento Solidario.

Pero estos son tan solo algunas parcelas de su acción, sería imposible tratarlas, todas, en una única entrada de este blog; así que hoy quisiera detenerme en una de ellas, en su vertiente formativa a través de talleres y becas; en concreto, la que se otorga cada año a ocho artistas visuales mediante sus Becas de Artes Plásticas, y que culmina con la realización de una muestra que ofrece el resultado de ese proyecto; estamos hablando de “Itinerarios”. Lo recuerdo precisamente estos días porque recientemente, se inauguraba en el espacio expositivo de la sede de la Fundación, en Santander, y permanecerá abierta hasta el 18 de abril de este año.

Ya son 23 años los que la fundación Botín lleva apostando por las artes plásticas, concediendo a jóvenes artistas la oportunidad de poder desarrollar una nueva propuesta. En esta ocasión, “Itinerarios XXIII”, dedica una especial atención al mundo revelador de la imagen; al movimiento de la imagen (o al movimiento de emociones), a la imagen fija pero cargada de mensajes y reflexiones que nos turban; en seguida veremos porqué.
1
En la imagen, un instante del conmovedor vídeo de Regina de Miguel por el que ha sido premiada: Decepción (Vídeo HD, color, audio. 28’19’’)

 

Se reúnen esta vez los proyectos de ocho nombres: Katinka Bock, Regina de Miguel, Adriá Juliá, Pedro Neves Marques, Levi Orta, Aleix Plademunt, Leticia Ramos y Oriol Vilanova. Diversas estéticas y trayectorias, diferentes procedencias (Alemania, España, Portugal, Brasil y Cuba), se unen en esta apuesta por la investigación artística; y la muestra (Comisariada por Benjamin Weil) plantea, además, una intención común para documentar y registrar el proceso que conduce al resultado final de la creación visual. En algunas de estas propuestas lo que nos inquieta es sencillamente el espíritu contenido en su mensaje, en su punto de partida; en otras, es la elaboración o la vía creativa porque la tecnología es determinante a la hora de producir las imágenes. Como nos advierte la propia Fundación “contextualizar sus trabajos con dispositivos construidos al efecto o tecnologías que han dejado de ser habituales y mainstream, algo que quizá les capacite para disociar sus imágenes del flujo imparable al que hoy todos estamos sometidos, promoviendo así otra forma de observarlas” (p. 9). Los artistas que esta muestra reúne conectan al mismo tiempo con cuestiones determinantes, como pueden ser el agotamiento de los recursos del planeta o la degradación por parte del hombre de la naturaleza y de la ética (con ello nos desvelan un gran compromiso cargado de sensibilidad).

2
Son muchos los aspectos que podríamos destacar de cada uno de estos creadores; de Katinka Bock (Franckfurt, 1976), por ejemplo, me quedaría con la inquietante certeza que nos trasmiten sus cilindros flotantes, que tras ser presentados explícitamente acaban ahogándose en el mar infinito y negro, advirtiéndonos que no solo lo que se ve es lo que verdaderamente existe. Su proyecto, Junimond (Luna de Juno) -a medio camino entre lo escultórico, la performance y la arquitectura del paisaje- suscita muchas cuestiones; la propia artista nos informa de que quiere hablar del fin de las relaciones (ella comenta “necesitamos tiempo para olvidar, desaparecer y redescubrir de nuevo”), pero también nos permite reflexionar sobre la gravedad y la destrucción, o sobre cómo el tiempo modela las cosas; en él permanecen latentes algunos de sus trabajos anteriores (como la fusión de lo multidisciplinar y lo conceptual que ofrecía en la arqueología de su Zentralplaz, de 2009, donde formaba una cuadrícula de piedras y escombros).

 

Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH

Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH

4
Las imágenes muestran algunos de los momentos del proceso Junimond de Katinka Bock (bronce y cerámica), que sumergió varias piezas escultóricas en el fondo del mar, en puntos localizados entre Nueva York y Sao Paulo: la artista con esta instalación, también pretende contrastar la materia implícita en la escultura con la necesaria vida que nos ofrece el agua.

 

Otro vuelco existencial lo ofrece la artista Regina de Miguel (Málaga, 1977); su vídeo Decepción no podía ser más explícito y conmovedor, más objetivo y al mismo tiempo, revelador. Nos ofrece sus grabaciones desde el Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides y nos conduce con sus viajes a Argentina (Ushuaia) y Antártida (Islas Livingston y Decepción, de donde toma el nombre del proyecto). En su trabajo están latentes los imaginarios de Verne y de E.A. Poe, pero da un paso más al revelar ese futuro en el que no seremos ni tan si quiera fósiles, aunque quedará, eso sí, la huella de nuestro pensamiento. En Regina de Miguel presiento un espíritu como de romanticismo de esta era ya llamada de la ‘posverdad’, hay mucho de aquella dimensión que se nos abre cuando destapamos lo desconocido y nos sumergimos en él. Además de las imágenes sublimes engarzadas en la secuencia del vídeo, destacaría también su guión, que sintoniza directamente con La Pasión según G. H de Clarice Lispector: “Es por sumergirme en el abismo que estoy empezando a amar el abismo que me constituye”.
5
Otro de los instantes del vídeo Decepción

 

Regina de Miguel nos habla de la incipiente catástrofe ambiental, de lo desconocido, de la supervivencia, de lo abismal, y por tanto, también de aquella parte de la biosfera que todavía nos queda por descubrir; lo advierte el autor del texto del catálogo, Álvaro Rodríguez Fominaya: “existe un lugar en la oscuridad que es habitado. Existe un paisaje que también es mental, y tiene forma de volcán en herradura y fumarolas y olor a azufre. La artista recrea una escenografía del abandono partiendo del alejamiento y documentado en el paisaje de la isla” (p. 15). Es curioso, a mí me ha hecho pensar en el horror de saber lo mucho que el ser humano está deteriorando cuando todavía hay rincones del planeta que ni tan si quiera conoce.
6regina-de-miguel
La artista Regina de Miguel ante su vídeo, en una instantánea reciente; debajo, otros de los momentos de su trabajo Decepción.

 

7reginademiguel

Hemos señalado hoy, tan sólo, una pequeña gran parte del ‘iceberg’ que representa esta muestra de talento y de reflexión, “Itinerarios XXIII”; regresaremos en breve con el resto de artistas que conforman la exposición. Cerramos el planteamiento de hoy con estas palabras: “Más que nunca la humanidad se enfrenta a la inexistencia de una única vía para analizar y comprender nuestro mundo, y a la posibilidad de que la objetividad no sea más que un ‘constructo’, lo que, a su vez, genera un estado de enorme confusión”(p. 9), escribe la Fundación Botín en su texto de presentación; pues bien, quizá las apuestas de estos creadores que hoy recordamos nos ayuden a desvelar pinceladas mínimas pero decisivas, claros aciertos, lo inquietante del abismo seguro, imágenes repletas de lucidez; en definitiva, destellos que nos permiten vislumbrar el horizonte de nuestro camino vital, aunque tengamos la certeza acechante de esa destrucción. Como advierte contundentemente Regina de Miguel en su vídeo: “yo, con gran nostalgia, vengo a contemplar aquí precisamente el desmoronamiento de una civilización. De la propia Humanidad”.
…………………………………
Todas las imágenes han sido recuperadas de la web de la Fundación Botín, mientras que los extractos de las citas se extraen del catálogo correspondiente a la exposición.
-La explicación de las propias artistas está disponible en los vídeos que proporciona la Fundación Botín:

KATINKA BOCK: https://youtu.be/bGGkg-2rAhc
REGINA DE MIGUEL: https://youtu.be/MERAVlc0yN4

-También está disponible un video en el que interviene el Comisario de la exposición, BENJAMIN WEIL: https://youtu.be/2OFMSpYC6DE

8