Miércoles, 23 julio 2014

Lingüística de las matemáticas

Mi entrada de hoy es un pequeño reconocimiento a todos aquellos que con el uso del lenguaje, hacen o al menos pretenden hacer de las matemáticas una “amiga del escolar”, cercana y útil con la que se disfruta aprendiendo.

“La nueva tendencia a relacionar el aprendizaje de la matemática con los procesos de adquisición y uso de dicho lenguaje, más que con su construcción concepto a concepto, conduce a reformulaciones importantes acerca de los objetos de estudio y de los fenómenos que hay que observar en el campo de la investigación” (Rojano, 1994, p. 46). Y esta tendencia no es nueva, es claro que las matemáticas tienen un lenguaje propio, que pocas veces se enseña a los escolares y que lo damos por sabido o implícito en el aprendizaje de la propia disciplina. Pongamos nombre a este idioma “matelandés”, acuñó el profesor Calderero, y será el idioma que se hable en ese país donde me gustaría pasar el verano, donde a los niños de las escuelas les gustasen las matemáticas, ¿qué tal si comenzamos a hacer una pequeña Matelandia en nuestro rincón de aula?.

Y si ya hemos puesto nombre al idioma, será necesario aprenderlo y le pondrá sus reglas y recomendaciones la “LingMáTICas“, de la que nos habló Luis Miguel Iglesias, “en esta línea, es posible trabajar tareas integradas mediante contextos reales que estimulen el pensamiento crítico de nuestros aprendices y el tratamiento de la información vía escucha activa. Competencia social, conocimiento y análisis de la actualidad informativa y de la realidad que nos rodea” (Iglesias, 2012). Y una de las actividades que podamos hacer, ser hará con la prensa, ¿qué tal si a esta sección la llamamos “MatePrensa”, esta vez el término es de Elisa Benítez (2010), y utilizamos algunos recursos del periódico del día a día para que los muchachos conozcan no solo su realidad sino que aprendan matemáticas con ella; recomiendo unos artículos de Educ@Madrid, que pueden serviros de inspiración para comenzar.

Y tras montar el periódico qué tal si jugamos un poco con la magia, nos vamos al espacio de “Matemagia”, y aquí no sabría decir quién utilizó por vez primera el término, porque parece que este campo está bastante desarrollado y nos aportan muchísimas ideas. “Seguro que como elemento didáctico, la matemagia es interesante, puesto que permite preguntar el por qué de algunos resultados” (Blasco, 2007).

Y como no podemos cerrar la entrada sin hablar de tecnología, lo haremos con “moviLMaTICas”, para jugar un ratito con el móvil y las matemáticas, de la mano de nuevo del profesor Iglesias, “ideal para el aprendizaje autónomo del alumnado que podrá con la ayuda de esta aplicación comprobar sus resultados. Sencilla y útil aplicación para ir de compras” (Iglesias, 2014). Este tipo de aplicaciones utilizando el móvil como herramienta, pueden ayudarnos a facilitar por ejemplo tareas como la autoevaluación, elemento importante en la motivación de los estudiantes (sobre todo en etapas como la secundaria).

¿Quién nos acerca a nuevas palabras?

¿Quién nos aporta nuevos recursos?

Contextualizar las matemáticas, enseñar su lenguaje, descubrir todas y cada una de sus aplicaciones, … vivir las matemáticas, hará que nuestros estudiantes las sientan no como la materia que menos les gusta en el colegio, sino como aquella donde se descubre, se construye, se investiga, … y donde el esfuerzo tiene premios cargados de motivación.

Referencias:

Benitez, El. (2010) Prensa y matemaTICas. Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas.

Blasco, F. (2007). Matemagia. Los mejores trucos para entender los números. Editorial Temas de hoy.

Rojano, T. (1994) La matemática escolar como lenguaje. Nuevas perspectivas de investigación y enseñanza. Enseñanza de las Ciencias, 12 (1), pp. 45-56.

Fuente de la imagen de portada: http://pixabay.com/es/la-colecci%C3%B3n-de-la-escuela-m%C3%BAsica-40710/