Miércoles, 15 febrero 2017

Trabajando el lenguaje visual: el color

Ya he hablado muchas veces sobre cómo la cultura actual está dominada por la imagen y sin embargo son muy pocos los que son capaces de leer y entender lo que dichas imágenes nos transmiten, y deberíamos ser capaces de diferenciar lo que una imagen quiere transmitirnos de lo que realmente nos está transmitiendo, y el primer paso para hacerlo es aprendiendo lenguaje visual, por lo que en este post y en sucesivos voy a hablar de los diferentes elementos que podemos encontrarnos a la hora de interpretar una imagen: el color, la composición, la perspectiva y la retórica. Hoy vamos a hablar de la teoría básica del color.

El color, para todos aquellos que poseemos nuestros órganos visuales sanos, es la impresión sensorial que un tono de luz produce en nuestra retina, cuando los conos captan e interpretan las longitudes de onda roja, verde y azul (los colores primarios luz conocidos también por RGB, red,green,blue). Con la combinación de estos tres colores luz,el ser humano es capaz de percibir toda la gama de colores que va desde los 750 nm y los 390 nm, también conocida como espectro visible, o luz.

imagen-1-espectro-de-luz
Imagen 1. Espectro de las radiaciones visibles, ampliado a partir del espectro general de las radiaciones electromagnéticas.

Queda claro entonces que para ver es necesario que exista la luz, pues todos los cuerpos absorben ondas electromagnéticas y las que reflejan, son precisamente las del color no absorbido. Es decir que si yo decido comprarme una camiseta amarilla, dicha camiseta es amarilla porque la prenda absorbe todos las ondas electromagnéticas menos la amarilla. El mundo por tanto, se nos suele presentar en color, y cada vez que miramos algo, cada uno de nosotros puede apreciar la cantidad de colores y matices de lo que nos rodea, eso sí, cada uno de nosotros será capaz de percibir unos tonos determinados, en función de sus propias capacidades y sus experiencias vitales, pues a contemplar los colores y disfrutar de ellos también se aprende. Voy a poner un ejemplo personal para que entendamos a qué me refiero.

Hace unos años estaba caminando con un amigo por los patios de Córdoba cuando al entrar en uno de los patios, los coloridos de una de las casas me fascinaron y no pude evitar comentar: “¡Jo! ¡¡Has visto como se perfila un matiz amarillo en las sombras azuladas y violáceas de esa pared y como justo al final hay una línea roja que la separa con el fondo!!”
La respuesta de mi acompañante fue:”Yo solo veo una pared gris con un poco de azul.”
Pues bien, esto no es raro pues como he comentado cada uno de nosotros percibe la realidad de forma distinta, pero si educamos y entrenamos a nuestros ojos seremos capaces de percibir muchos más matices de los que ahora vemos, y para eso no hay nada mejor que el arte: pintar, dibujar, fotografiar, modelar, etc., nos ayudan a trabajar con el color, a jugar con sus variantes y al contemplar obras de arte nuestros ojos deambulan sobre el lienzo disfrutando de los matices que percibieron otros ojos sobre el uso del color y la luz, un buen ejemplo de esto lo encontramos en los cuadros de Sorolla, donde resulta imposible no perderse en el uso de la luz y el color de sus obras.

 

sorolla
Joaquín Sorolla. ‘El bote blanco. Jávea’ (1905), Colección particular, EEUU.

 

Ahora que ya entendemos como vemos, vamos a profundizar un poco en la teoría del color y vamos a ver los dos sistemas de color que existen: el aditivo (color luz) y el sustractivo (color pigmento). Como casi todo el mundo sabe, existen tres colores, que si los mezclamos en la proporción correcta, podemos obtener todos los demás colores, a esos colores les llamamos colores primarios, y a los colores que obtenemos con su mezcla les llamamos colores secundarios. Es importante matizar que estos tres colores no son los mismos si hablamos de colores luz o colores pigmente, veamos el motivo.
El sistema aditivo, o colores luz, corresponden todos los colores que percibimos desde cualquier dispositivo o cosa que emita luz como el sol, nuestro móvil, un proyector, etc. Los colores primarios del sistema aditivo son: rojo, verde y azul (color RGB) y su mezcla se obtiene mediante una síntesis aditiva, y la suma de todos ellos es el blanco.
El sistema sustractivo o colores pigmento (o reflectante), sería cualquier elemento o cosa que necesite ser iluminado para que podamos verlo como nosotros que estamos siendo iluminados por el sol, un libro, una pelota, un perro, etc. Los colores primarios del sistema sustractivo son: cian, amarillo y magenta (color CMYK), y la mezcla de todos ellos es el negro al darse una síntesis sustractiva.

 

sistemas-de-color1
Imagen 3 Representación del sistema aditivo y sumativo respectivamente

 

Debe quedarnos claro que estas dos formas de manipular el color (aditiva y sustractiva) nunca coinciden, es decir, que si yo estoy trabajando en mi ordenador con una fotografía y la imprimo, los colores que veo en pantalla no coinciden con los colores que quedan impresos, pues los colores que vemos en pantalla son colores aditivos mientras que los colores que salen por la impresora son sustractivos. Por eso al trabajar la imagen en dispositivos electrónicos se nos da la opción de trabajar en modo RGB y/o CMYK, pues según para lo que queramos la imagen para impresión o para visionado digital, necesitaremos usar uno u otro respectivamente.

Parece fácil ¿verdad? Bueno, la teoría puede parecerlo, pero a la hora de explicarlo en clase y hacer que los alumnos lo visualicen, sobre todo en edades tempranas puede resultar enrevesado, por lo que voy a explicar dos formas para trabajar estos conceptos en clase.
Pensemos en trabajar la síntesis aditiva, que da como suma el blanco. Los niños están acostumbrados, y cada día más, a los colores luz, pues están familiarizados con los móviles, ordenadores, tablets, televisores, videoconsolas que usan este sistema de color, sin embargo en su día a día ellos usan colores pigmentos que dan una síntesis sustractiva (negro) por lo que hacerles entender que la suma del color luz es blanco puede resultarles difícil. Para hacer esta actividad y explicar estos conceptos, lo ideal tener en clase algún sistema que nos permita lanzar haces de luz como linternas o proyectores, en nuestro caso usaremos las linternas por ser más económicas. Una vez tengamos las linternas forraremos las lentes con papel celofán quedando una linterna roja, otra verde y la última azul. Al encender las linternas y proyectarlas sus haces de luz a oscuras, podremos comprobar cómo cada linterna despide un color de luz acorde con el papel celofán, y si interceptamos a la vez sus proyecciones, podremos ver la síntesis aditiva directamente (blanco) y los alumnos comprenderán de y asimilarán la teoría de forma práctica.
En cuanto la síntesis sustractiva, quiero huir de la típica mezcla con lápices de colores o ceras blandas y quiero proponer algo mucho más práctico y divertido. En este caso la actividad consiste en que los alumnos entiendan como obtenemos los colores secundarios a partir de los primarios, pues bien para esta actividad necesitaríamos: aceite transparente, agua, tres botes de cristal transparente con tapa, y colorante (o acuarela líquida) cyan (azul), magenta (rojo) y amarillo. La actividad consiste en llenar cada bote de agua hasta la mitad y teñir el agua cada uno con un color. A continuación cuando el agua esté teñida añadimos aceite en cada bote hasta rellenarlo casi por completo y nuevamente procedemos a teñir el aceite con colorante , eso sí, es importante que los colores estén contrapeados: azul-rojo, rojo-amarillo y amarillo-azul. A continuación cerramos los botes y dejamos que los niños los agiten para que vean en directo como por unos instantes agua y aceite mezclan sus colore primarios creando los secundarios para finalmente volver a la normalidad. Esta es una actividad práctica que ayuda a niños y adultos a fijar contenidos.
@juditgcueta
BIBLIOGRAFÍA
Albers, J. (1979), La interacción del color, Madrid, Alianza Forma.
Cage, J. (1993). Color y Cultura. Madrid: Siruela.
Gurney, J. (2010). Color and Light. Andrews & Mcmeel.
Zelanski, P. (2001): Color. Barcelona: Blume
www.colormatters.com

Imagen de portada: Elena Vega (2010) Detalle de la obra “Peces”. Colección particular.