Miércoles, 22 julio 2015

Enseñar a mirar las “matemáticas”

Cuando comenzamos esta actividad, abierta y colaborativa, el objetivo es que miremos a nuestro alrededor y seamos conscientes de qué aspectos de la realidad pueden facilitarnos situaciones o ejemplos que tenemos en nuestro entorno y pueden permitirnos trabajar las matemáticas de la “calle” en la escuela, situación que de alguna forma va a facilitar que el estudiante se motive por el aprendizaje, dado que conoce su utilidad, su aplicación y en algunos casos hasta puede palparlo.

En esta entrada, mi objetivo es hacer un pequeño recopilatorio de algunas de las aportaciones que han hecho los estudiantes del último periodo, porque compartir es aprender, y quizá a alguno de vosotros os despierte la curiosidad por aprender un poco más sobre algún aspecto.

Comienza el día, el desayuno, una cantidad de esto, una cucharadita de lo otro, … cantidades de distintas magnitudes que puede permitirnos trabajar esa distinción entre unas y otras.

Podemos observar la arquitectura que nos rodea, y la primera aportación se encaminaba a París, y a su Torre Eiffel, 300 metros de altura “fue diseñada de modo que el máximo momento generado por el viento fuese compensado por el momento del peso de la Torre” (Gallant, 2002).

Pero si algo he de agradecer como profesora a mis estudiantes, es que se hacen preguntas e intentan darles respuesta, aunque a veces muchos reconocen que las matemáticas les asustan un poco; por eso estamos aquí, para hacer que nuestros maestros transmitan las matemáticas desde la confianza y sobre conocimientos sólidos de la materia. Pues, entre ese paseo de preguntas llegamos al documento de Rodríguez (2012), que nos facilita la reflexión sobre un paseo matemático.

#Elisabeth “…me siento motivada ante esta asignatura, creo que debemos dejar esos “miedos” que nos ha transmitido siempre esta materia y formarnos como buenos docentes para que nuestros alumnos no tengan esta sensación agridulce de esta asignatura”.

Y no podemos olvidarnos de la historia, y de la aportación que las matemáticas han hecho

Y esa historia nos aporta formas bellas que copian modelos de la naturaleza en la arquitectura, la pintura, la escultura, … muchas de ellas basadas en la sucesión de Fibonacci.

Y si la belleza de los números se puede ver, el sonido de las matemáticas podemos escucharlo en la obra de distintos compositores como Bach.

#Loaira “muchas veces se ven las Matemáticas cómo algo que no tiene nada que ver con la vida diaria y eso sucede porque cuándo estudiamos en el colegio o en el instituto no nos las han explicado de manera que supiésemos cuál era su aplicación práctica y su importancia”.

Y el zoo, he de confesar que nunca antes me había planteado que había matemáticas tras el diseño de los habitáculos de los animales, ¡pero tiene su lógica!.

#Ane “me parece fundamental recapacitar y ser consciente de que como futura profesora de Educación Primaria tendré la oportunidad de hacer que mis alumnos se den cuenta antes que yo de lo apasionantes que pueden ser las matemáticas y tengan con ellas una “mejor relación“ de la que durante muchos años he tenido yo”.

Muchos otros nombres llenan las intervenciones en el foro, Dalí, Escher, Picasso, … y otros no tan conocidos como Carmen, Ander, Daniel, Francisco Javier, Katya, … a todos ellos quiero dar las gracias por enseñarme cada día enseñar y a buscar matemáticas en todos y cada uno de los rincones de mi día a día.

¡Confío en que este curso se aventura interesante y motivador!

Referencias:

En prensa, Guerrero (2014). Matemáticas para la vida cotidiana

Antibi, A. (2005) “La constante Macabra”, editorial Rompecabezas.