Lunes, 13 marzo 2017

Prácticas en Criminología a propósito del caso Jeremy Bamber

Hace unos días, se ha llevado a cabo un grupo de prácticas entre los alumnos: Concepción Rodríguez, David del Valle y Laura Pérez, del 4º curso del Grado de Criminología en la asignatura optativa Técnicas de Investigación en la Escena del Crimen. Me parece interesante el trabajo en equipo que han realizado; como componentes del equipo Mentes Criminales han finalizado con un perfil criminológico de un agresor real y se ha conseguido capturar. Felicito a los componentes del equipo por la contundencia y rigor en el trabajo, por su dedicación y esfuerzo.

Inma (I): Chicos acabo de recibir una llamada, la policía de Chelmsford en Essex solicita nuestra ayuda, un joven que dice llamarse Jeremy Bamber ha llamado a la comisaria alertando de que ha recibido una llamada de su padre pidiendo auxilio porque su hija adoptiva se ha vuelto loca y lleva un rifle cargado. Dice que mientras este joven estaba hablando con su padre ha sonado un disparo y la línea se ha cortado, después ha intentado llamar de nuevo y nadie descolgaba el teléfono. Debemos ir a Tolleshunt. En marcha.

Laura (L): Me acaba de informar el detective al mando de la operación de que acaban de entrar en la casa y no hay nadie con vida, así que ya podemos entrar a realizar nuestras investigaciones, si os parece bien yo voy a entrevistar a Jeremy Bamber, que está aquí, a ver si me puede dar información que nos sea útil.

David (D): De acuerdo Laura, nos vemos después. En primer lugar, pensaría que se trata de un asesinato múltiple y posterior suicidio del agresor, pero existen ciertos indicios que me hacen sospechar que estamos ante una escena simulada, como el teléfono descolgado cuando Jeremy Bamber había dicho que la llamada se cortó y daba tono, la posición del arma sobre el cadáver está demasiado bien colocada…no sé, hay algo que no me termina de encajar.

(I): Deberíamos esperar el informe del médico forense para poder establecer una conclusión. ¿Laura, has conseguido alguna información que nos pueda servir de ayuda?

(L): Poca cosa, me ha confirmado lo que nos había dicho la policía de Chelmsford sobre la llamada. Que el arma del crimen es un rifle semiautomático Anchutz calibre 22 que el mismo había dejado ayer por la tarde en casa de sus padres. Cuando le he preguntado por su hermana parecía no tener demasiada simpatía por ella, dice que ambos eran hijos adoptivos, y que tiene un largo historial de depresiones que habían terminado en dos crisis nerviosas, dice que es una loca y que no se llevan demasiado bien.

(D): Me acaban de dar el informe del médico forense. Dice: Nevill Bamber, varón de 61 años, 6 heridas de disparo en cabeza y cuello y 2 heridas de disparo más en hombro y brazo realizados con un arma semiautomática del calibre 22, las cuales ocasionaron su muerte. Presenta también algunos hematomas y lesiones pre-mortem causadas por haber mantenido una lucha. Daniel Caffell, varón de 6 años, presenta 5 heridas de disparo realizados con un arma semiautomática. Nicholas Caffell, varón de 6 años, presenta 3 heridas de disparo. June Bamber, mujer de 61 años, presenta 7 heridas de disparo. Sheila Caffell, mujer de 28 años, presenta 2 heridas de disparo realizados con un arma semiautomática del calibre 22, uno en la garganta y el otro en la mandíbula en dirección al cerebro.

Entre las anotaciones, el médico forense ha determinado que, tras el primer disparo en la garganta, Sheila Caffell, habría quedado totalmente incapacitada para realizar un segundo disparo. Además, señala que uno de los disparos fue efectuado con un silenciador acoplado al arma.

(I): No puede ser, le habría sido imposible realizar ese disparo contra sí misma con un silenciador acoplado al arma, sería demasiado larga como para llegar a apretar el gatillo. ¡Lo tengo!, he encontrado el silenciador y, además, parece que contiene restos de sangre, ya se lo he entregado a los compañeros de Científica para que lo analicen, ¿Vosotros habéis encontrado algo?

(L): No, pero he observado que la ventana de la cocina puede abrirse desde fuera, y hay pequeños arañazos en la repisa, es posible que el asesino hubiese utilizado esa vía como acceso a la casa. Por otro lado, he comprobado que no faltan objetos de valor.

(D): Por cierto, yo también he hecho un descubrimiento, una bicicleta abandonada en el sendero que hay detrás de la cocina, es posible que el agresor se aproximase a la casa desde allí con la bicicleta.

Empezaré con el victimológico: Hay 5 víctimas cadáver, 3 varones y 2 mujeres, de edades muy dispares, 2 de 61 años, 2 de 6 años y 1 de 28 años. Las víctimas están ubicadas en 3 escenas, las 3 son escenas primarias y finales. Presentan una posición natural excepto una de ellas. Es pareja criminal respecto a todas las víctimas. Entre los factores de precipitación hay de oportunidad. Respecto a la correlación bio-psico-social, el agresor conoce a las víctimas ya que conoce bien el entorno y los hábitos de esa familia. El tipo de victimización es únicamente primaria. Respecto a la clasificación de Mendelshon no tenemos datos suficientes para concretar, pero los dos niños quedarían encuadrados en víctimas completamente inocentes, las otras 3 víctimas estarían entre las completamente inocentes y las víctimas de culpabilidad menor.

(I): Voy a hacer el análisis de la escena. Nos encontramos ante un único escenario que es un caserón del S. XVIII distribuido en dos plantas. Se encuentra aislado del núcleo urbano por lo que es más viable su acceso en vehículo. En su interior encontramos tres escenas de un crimen.

La primera escena se trata de la cocina, situada en la planta baja de la casa. Coincide el punto de contacto, la escena primaria y final. Junto al mobiliario de cocina encontramos el cadáver de Nevill Bamber, junto a él hay un charco de sangre de color, observando un pequeño escurrimiento debido a la superficie o que ha seguido la dirección de la gravedad. Encontramos indicios biológicos, orgánicos, indeterminados, no trasladables y macroscópicos, como es la gran mancha de sangre que hay junto al cadáver; así mismo, también nos encontramos indicios determinados, trasladables y materiales artificiales ya que hay objetos sobre la mesa de cocina y el teléfono descolgado donde se pueden hallar huellas dactilares, pero tenemos que esperar a los informes para determinarlo como evidencias. No existen evidencias inapropiadas en la escena. El sentido de las acciones realizadas por el criminal es incorrecto puesto que la escena está desorganizada. No encontramos mensajes escritos, verbales ni simbólicos dejados por el agresor.

La segunda escena del crimen se encuentra en la primera planta de la casa, concretamente en el dormitorio infantil. Es una escena interior, pura, pequeña, organizada, con una puerta de acceso a la misma de color blanco justo a la izquierda de la cama de las víctimas. Las sábanas presentan manchas de sangre estáticas, lo que nos indica que los cuerpos permanecieron inmóviles tras ser asesinados. Según informan los primeros agentes que llegaron a la escena, en la cama yacían los cuerpos de dos niños gemelos de unos seis años de edad, Daniel y Nicholas. Ambos presentaban signos evidentes de disparos en la cabeza, uno cinco y el otro tres. Uno de ellos seguía chupándose el dedo.

La tercera escena del crimen se sitúa en la primera planta de la casa, concretamente, en el dormitorio principal. Se trata de una escena simulada, interior, pequeña, en la cual encontramos a dos víctimas en el suelo. Se trata de una mujer, June esposa de Nevill, abuela de los gemelos y madre de la quinta víctima. Se encuentra en posición decúbito prono con los brazos hacia adelante, presentando éstos manchas de sangre. Justo a la derecha de la víctima podemos apreciar una impresión sangrienta con una huella de pisada. La otra víctima encontrada se trata de Sheila, hija del matrimonio y madre de los gemelos, yace en posición decúbito supino, descalza y sus pies mostraban restos de sangre, llevaba puesto un camisón de color celeste que le cubre hasta mitad de sus piernas. Su brazo derecho posa sobre un arma (rifle semiautomático Anchutz del calibre 22).

Según los informes policiales, las puertas y ventanas estaban cerradas sin ningún indicio de que hubieran forzado la entrada. Perpetrar este crimen ha supuesto un bajo riesgo criminal dado la ausencia de testigos y el horario en el que se ha cometido el crimen.

(L): Perfecto, pues ya solo queda el análisis de modus operandi y firma.

De los siguientes hechos extraemos las siguientes características:

-Estamos ante un MO de bajo riesgo para el agresor porque hay una planificación a la hora de perpetrar los crímenes, actuando de forma segura y porque toma actos de precaución al utilizar un arma para asegurar el delito.

-La forma de acabar con la vida de sus cinco víctimas ha sido empleando un rifle del calibre 22.

-Los cadáveres fueron encontrados en tres escenas diferentes, el padre en la cocina, los gemelos en su respectiva habitación y la madre e hija del matrimonio, ambas en la habitación de la primera. Aparentemente parece que ninguno fue manipulado, a excepción de la hija del matrimonio y madre los niños, siendo simulada su posición por la forma en la que tiene colocado el rifle sobre su cadáver.

-El victimario realizó un total de veinticinco disparos, ocho impactaron en el padre, siete en la madre, cinco y tres a los gemelos respectivamente y dos a la hija del matrimonio, aunque pueda parecer ensañamiento o para asegurar la muerte forma parte de la simulación.

-El momento del día elegido para cometer sus crímenes fue por la noche, cuando toda la familia estaba a punto de irse a dormir. Esto denota que estaba esperando la oportunidad de atacar cuando éstas menos lo esperaran, encontrándose sus víctimas más vulnerables y con menos medios para defenderse.

-La implicación por parte de las víctimas fue nula en la mayoría de ellas, ya que al ser atacadas por sorpresa no tuvieron modo alguno de defensa, excepto en el caso de los padres, quienes sí tenían aparentes signos de lucha.

-La motivación que mueve al agresor a efectuar sus crímenes en un principio parece ser algún interés personal.

En cuanto a la firma, en el caso que nos precede no se hallan indicios de que exista firma, es decir, no hemos encontrado ningún aspecto que nos revele sus necesidades psicológicas.

(D): Chicas creo que con esto podemos elaborar nuestro perfil criminológico, vamos allá:

(I): Estamos buscando a un varón, joven, con una altura y una fuerza media/alta, es inteligente, planificador, meticuloso, sabe lo que tiene que hacer en cada momento y como ejecutarlo

(D): También es paciente ya que espera al momento oportuno de atacar, es frio, acaba con la vida de dos niños mientras duermen, no asume ningún riesgo.

(L): Conoce la escena y a las víctimas o al menos lleva tiempo observándolas, sabe perfectamente por donde llegar y por donde puede entrar pese a estar cerrada la casa, una vez dentro se mueve con naturalidad.

(D): Este sujeto tiene experiencia con las armas, sabe colocar un silenciador, no busca hacer daño, mata de un disparo, es posible que sea cazador ya que el arma utilizada se usa para caza menor.

(L): Estamos ante un psicópata codicioso. Tiene una capacidad criminal alta y una adaptabilidad social alta. Es un sujeto sociable, incomprendido, con una buena educación, probablemente nunca le ha faltado de nada, pero él considera que sí.

(I): Vale, lo tenemos, ahora se lo pasaré a la policía de Chelmsford para que busquen a un sujeto que reúna estas características.

(D): Un momento, ¿no habéis pensado que tal vez sea Jeremy Bamber el sujeto que estamos buscando? Fue quien llamó advirtiendo a la policía y dijo que su padre le había llamado porque su hija se había vuelto loca e iba armada, en el caso de que todo hubiese sucedido como pensamos que sucedió esa llamada nunca llegó a realizarse y, por tanto, estaría mintiendo.

(I): Recuerdo que el teléfono estaba descolgado cuando entramos y él dijo que la comunicación se cortó.

(L): ¡Es cierto!, pero aparte de todo eso, ¿habéis pensado quien es el único que sale ganando con este crimen?, al morir todos él es el único heredero, esa podría ser su motivación, la herencia. Llamaré a la policía de Chelmsford para que me dé toda la información que tenga sobre Jeremy Bamber, si coincide con nuestro perfil, es nuestro hombre.