Miércoles, 19 abril 2017

Las razones del éxito de nuestro alumnos en el I Certamen de Actuaciones en Sala

Estamos de enhorabuena porque nuestro equipo de alumnos del Máster Universitario en el Ejercicio de la Abogacía acaba de ganar el I Certamen de Actuaciones en Sala al modo de Moot Court, en el papel de querellantes, en el que debían acusar por una persona jurídica (art. 31 bis CP) por un delito de información privilegiada (art. 285 CP). Como profesor coordinador del equipo, es un orgullo resaltar el enorme mérito que tuvieron nuestros alumnos en este éxito, ya que compitieron frente a Universidades de todo España que mostraron también un nivel extraordinariamente alto. Hay que resaltar que todos los equipos de las diversas Universidades contaban con el apoyo también de los más destacados despachos profesionales del máximo nivel nacional e internacional (Baker Mckenzie, Hogan Lovells, Corporate Defense, Linkslaters, Allen & Overy, Herbert Smith, Ramón y Cajal). Nuestro equipo estuvo apadrinado por Eversheds Nicea, a los que agradecemos su colaboración y ayuda.

Ahora es momento de disfrutar de este importante premio y de enorgullecernos de nuestros alumnos.  No obstante, conviene reflexionar sobre cuáles han sido los puntos más positivos que nos han llevado a este triunfo, para insistir de cara al futuro en ese camino y al mismo tiempo, identificar aspectos que requieren mejora.  Lo mejor de todo, es que efectivamente considero que nuestro equipo de alumnos, aún tienen mucho margen de mejora. Es decir, lo hicieron fantásticamente bien, pero sin duda, aún tienen potencial para mejorar algunos aspectos. No han tocado su techo y si continúan esta senda de trabajo les auguro muchos e importantes éxitos profesionales en el ejercicio de la abogacía.

En cuanto a las principales razones que han llevado al éxito; el mérito principal, según expuso el propio tribunal formado por verdaderos Magistrados, estuvo en el enfoque del caso.  Nuestro equipo a la hora de plantear la querella no se limitó a establecer cuáles son las vías jurídicas por las que se debía atribuir a la persona jurídica la responsabilidad penal por el delito de información privilegiada cometido por un importante directivo y miembro del consejo de administración.  Este aspecto sobre los presupuestos de la responsabilidad penal de la persona jurídica (art. 31 bis CP), era muy importante argumentarlo y además muy interesante porque constituye una novedad en nuestro ordenamiento jurídico desde que el aforismo societas delinquere non potest se doblegó con la reforma del Código Penal que entró en vigor en diciembre de 2010.  En cuanto a este bloque nuestros alumnos analizaron las ocho sentencias existentes hasta la fecha sobre esta materia y lo hicieron con gran nivel. Por otra parte, es cierto que, en general, los equipos del resto de universidades también expusieron con brillantez estos aspectos.  Sin embargo, el gran acierto de nuestro equipo estuvo en que no se cegó por el atractivo de esta novedad legislativa, sino que además de lo anterior también se centró en demostrar la concurrencia de todos los elementos de tipo penal del delito de información privilegiada subyacente y la autoría de la persona física o natural.  Es justo aquí donde estuvo el elemento diferencial de nuestro equipo: argumentó mejor que el resto, (a) la concurrencia del delito de información privilegiada conforme a los criterios fijados en la Sentencia de la Audiencia Nacional de enero de 2014 y (b) al mismo tiempo demostró que la persona jurídica no estableció sencillos mecanismos de control para prevenir ese delito (por ejemplo, las listas de iniciados, etc.) demostrando un profundo conocimiento de la Ley del Mercado de Valores, y sobre todo, de la jurisprudencia sobre el delito de información privilegiada.

En fin, fueron los propios Magistrados del tribunal quienes resaltaron que donde nuestros alumnos brillaron más que el resto fue, precisamente, en el enfoque del caso: acertaron en el enfoque (no se limitaron a tratar de argumentar sobre los presupuestos de responsabilidad penal de la persona jurídica) sino que nunca dieron por sentada la concurrencia del delito de información privilegiada protagonizado por la persona física y por eso se esforzaron mucho en demostrar la concurrencia de los elementos de este tipo penal (art. 285 CP), exhibiendo un nivel de conocimiento y detalle que no tuvieron el resto de equipos.

En este momento quiero ofrecer un análisis panorámico del delito de información privilegiada del que podemos extraer que el art. 285.1 del CP establece como delito quien de forma directa o por persona interpuesta usare de alguna información relevante para la cotización de cualquier clase de valores o instrumentos negociados en algún mercado organizado, oficial o reconocido, a la que haya tenido acceso reservado con ocasión del ejercicio de su actividad profesional o empresarial, o la suministrare obteniendo para si o para un tercero un beneficio económico superior a 600.000 euros o causando un perjuicio de idéntica cantidad, será castigado con la pena de prisión de uno a cuatro años, multa del tanto al triple del beneficio  obtenido o favorecido e inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión o actividad de dos a cinco años. Por otra parte, a tenor del art. 81.1 LMV, se considerará información privilegiada toda información de carácter concreto que se refiera directa o indirectamente a uno o varios valores negociables o instrumentos financieros de los comprendidos dentro del ámbito de aplicación de esta Ley, o a uno o varios emisores de los citados valores negociables o instrumentos financieros, que no se haya hecho pública y que, de hacerse o haberse hecho pública, podría influir  o hubiera influido de manera apreciable sobre su cotización en un mercado o sistema organizado de contratación.

En la misma línea, en ámbito comunitario, arroja algunas claves como por ejemplo el considerando 16 de la Directiva 2003/6/CE, de 28 de enero del Parlamento Europeo establece que, la información privilegiada, es toda información de carácter concreto, que no se haya hecho pública y que se refiera directa o indirectamente a uno o varios emisores de instrumentos financieros o a uno o varios instrumentos financieros. La información que pueda tener un efecto significativo en la evolución y la formación de los precios de un mercado regulado como tal puede considerarse como información relacionada indirectamente con uno o más emisores de instrumentos financieros, o con uno o varios instrumentos financieros derivados con ellos relacionados. Finalmente, el propio artículo 1 de la Directiva 2003/124/CE de la comisión de 22 de diciembre de 2003, dictada a efectos de la aplicación de la Directiva anteriormente citada sobre la definición y revelación pública de la información privilegiada y la definición de manipulación del mercado, establecía que  “A efectos de la aplicación del punto 1 del artículo 1 de la Directiva 2003/6/CE, se entenderá que la información es de carácter preciso si indica una serie de circunstancias que se dan o pueden darse razonablemente o un hecho que se ha producido o que puede esperarse razonablemente que se produzca, cuando esa información sea suficientemente específica para permitir que se pueda llegar a concluir en el posible efecto de esa serie de circunstancias o hecho sobre los precios de los instrumentos financieros o de los instrumentos financieros derivados correspondientes.

De lo anterior, podemos concluir que, resumidamente, los elementos que definen a la información privilegiada son los siguientes:

1.- Que se refiera directa o indirectamente a valores negociables o instrumentos financieros o sus emisores.

2.- Que sea de carácter concreto (precisa).

3.- Que no sea pública.

4.-Con capacidad de influencia apreciable sobre la cotización de los valores o instrumentos financieros a los que se refiera.

Este último elemento es el que convierte en relevante la información privilegiada a los efectos de integrar el tipo penal del art. 285 del Código Penal.  En este sentido, el art. 82 LMV dispone que, se considerará información relevante toda aquella cuyo conocimiento pueda afectar a un inversor razonablemente para adquirir o trasmitir valores o instrumentos financieros y por tanto pueda influir de forma sensible en su cotización en un mercado secundario; en línea con lo anterior, el art. 1 del RD 1333/2005 indica que una información es relevante y, por tanto, puede influir de manera apreciable sobre la cotización, cuando dicha información sea, “la que podría utilizar un inversor razonable como parte de la base de sus decisiones de inversión”.

En fin, quiero terminar reiterando mi enhorabuena tanto a la Universidad como a los alumnos a los que he tenido el honor de coordinar y a quienes deseo y auguro que, si continúan con ese espíritu de esfuerzo y trabajo en equipo demostrados en el Certamen, sin duda, lograrán grandes éxitos profesionales en el siempre difícil y competitivo mundo del ejercicio de la abogacía.